Intimidades Colectivas

Zancadillas desde el poder a las mujeres

Presentamos en la Facultad de Derecho de la UA de C, el libro   “Los estudios de género en el norte de México a umbrales del siglo XXI”, bajo el sello del COLEF y con la coordinación de las doctoras Silvia López Estrada y Cirila Quintero Ramírez.

Como señala Silvia López, el libro permite acercarnos al “entrecruce de la desigualdad de género con otros desigualdades”.

Uno de los textos es de la investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas de la UA de C en Torreón,  Rosario Varela.Rosario pone en contexto las sucesivas reformas electorales que han modificado la presencia y representación de la mujer en el poder legislativo federal en México.

La andanza inició con la apertura de la representación poblacional en las elecciones que se concreta, en su primera etapa, con la posibilidad de que las mujeres voten.

La segunda etapa de reformas permitió ampliar la representación ideológica vía partidos pero no significó mayor inclusión de mujeres: hubo más curules para partidos pero no para mujeres.La tercera etapa se inscribe en el discurso de la paridad en el acceso a puestos de elección. Se busca hacer efectiva la participación de la mujer en espacios de poder.

Sin embargo, al menos en su implementación primera, los partidos encontraron modos para cumplir con la normativa sin garantizar posiciones para mujeres (ejemplo: las adelitas).Pese a las reformas el resultado es que de 1952 a 2009, 9 de cada 10 curules en la cámara baja han sido para hombres.

Aunque la suma de las reformas propició que en 2009, fueran 3 de cada diez curules las ocupadas por mujeres.

Una nueva zancadilla que se inventaron los partidos respecto a la paridad: sólo Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza tienen 50 por ciento de mujeres y hombres en la actual legislatura; en el resto de los partidos la presencia de diputadas es menor, destacando Morena donde sólo un tercio de las diputaciones es para mujeres.

Donde está el poder de la Cámara de Diputados, es decir, la Junta de Coordinación Política, hay 7 hombres y una mujer, precisamente la representante de Morena.El poder político androcéntrico sigue poniendo zancadillas a las mujeres que pueden ser alcaldesas, diputadas y gobernadoras, ¿sucede en Durango y Coahuila? 


twitter.com/letrasalaire