Intimidades Colectivas

Viene el Papa Francisco: México seguirá igual

Según encuesta de @gabinetecemx, prácticamente 8 de cada 10 en México opinan que con la visita del Papa Francisco las cosas seguirán igual en el país, mientras que los temas predominantes para la agenda deberían ser inseguridad-delincuencia; pobreza-economía y relación iglesia-gobierno.

La encuesta recoge también un dato que no debería ser menor para la jerarquía católica ante la visita papal: la buena opinión que en México se tiene de Francisco es mayor a la que se tiene por la Iglesia, mientras que esta institución carga, además, con una mala opinión del 16 por ciento.

Las columnas que se han ocupado de la visita papal pueden agruparse en dos grandes perspectivas: aquellas que la leen con inerciales códigos de política y entonces especulan si las palabras del Papa señalarán o no las deficiencias gubernamentales, en particular en derechos humanos.

Están también aquellas otras columnas que hacen crítica de la cosificación, principalmente televisiva, del Papa: restar importancia a la persona y su mensaje para exaltar a cuadro un personaje de atributos consabidos y sensibleros (fórmula que tanto redituó con Juan Pablo II).

En el clero también pueden distinguirse dos grandes vertientes de opinión: quienes con un lenguaje típicamente jerárquico plantean (o esperan) que el Papa venga a dar un mensaje etéreo de paz y compartir la fe del catolicismo mexicano; y los que auguran (o esperan) que hable, como ha hecho, con franqueza y sin rodeos de los males en la Iglesia y el país.

Un amigo, de seria formación intelectual y no creyente, me dijo hace poco que “hasta Francisco” había caído de su gracia por haber externado el perdón a los Legionarios de Cristo. Pienso que, como a él, lo que provocará esta visita gustará parcialmente a las diversas expectativas y disgustará parcialmente a los diversos deseos.

En los extremos, sus detractores permanecerán igual y sus fans justificarán todo.

Y aunque las cosas (así de general) siguieran igual en México después de la visita de Francisco, esperaría que en la cuestionada jerarquía clerical no.

Entre quienes haya disposición algo quedará sembrado con la estancia de Francisco en México. Con el tiempo veremos si logró sembrar para bien en la iglesia y su clero, en el país y sus católicos.


twitter.com/letrasalaire