Intimidades Colectivas

Torreón a 20 años del TLC

Hasta 1990 si Torreón crecía significaba que Coahuila crecía. En la década de los setenta Torreón tuvo crecimiento poblacional histórico. Atraía gente. Siguieron años de cuentas alegres. Entre 1987 y 1993 el número de asegurados en el IMSS (sin considerar familiares, pensionados y dependientes) creció 30 por ciento. Por entonces el principal delito denunciado en la ciudad  fue el robo, que significó apenas el 7 por ciento del total del estado pese a contar con el 50 por ciento de la población de Coahuila.  
Hoy la historia es otra y redundar aburre. Agréguese que con la reforma energética la región norte del estado tendrá nuevas ventajas, lo que haría que la generación de riqueza se distribuirá casi en porcentajes iguales en tres regiones. Si Torreón no crece eso no significará que Coahuila no lo hará.
Hay una hipótesis poco frecuentada para comprender mejor el declive paulatino regional y que la crisis de seguridad no explica. El bajón tuvo un acicate previo a la postración de estos años:
Torreón- la ZML- agarró espejitos y no ventajas sostenibles del TLC. La arrogancia noventera de los análisis prospectivos- universitarios y gubernamentales- no lo visualizó así. En apariencia se contaba con todas las condiciones para integrarse ventajosamente a las posibilidades que abría el TLC. Y se pasó de largo algunas amenazas y debilidades. No se vio como amenaza, por ejemplo, que la redituable industria maquiladora del vestido- que encajó con la tradición textilera local- optaría a la primera oportunidad por mejores condiciones de renta  mientras que los años aquí destinados a su instalación y hospedaje habrían de aprovecharse por otras regiones en preparar su logística, cadenas de proveeduría, fuerza laboral y otros factores para asentar industria avanzada.
Pronto surgieron ventajas en Honduras, El Salvador, China,…Querétaro, Bajío, Aguascalientes, Saltillo, San Luis Potosí. Hoy se disputa en desventaja la inversión y pese a ser una de las diez zonas metropolitanas con mayor población, se es casi la veinte en comercio internacional, además de estar por debajo de la media nacional en intercambio comercial de industria avanzada.
El modo de integración regional a la economía del TLC es clave para explicar la situación actual. Se subió con una apuesta poco sostenible (súmese el factor político). A 20 años del TLC, la fortaleza económica lagunera sigue girando en torno a sus pilares de tradición agroindustrial y minero-metálicos, reforzados por la poca (comparativamente) industria avanzada que instalada en los albores del TLC sí implicó fuertes flujos de capital.


twitter.com/letrasalaire