Intimidades Colectivas

Prensa mala y prensa buena

¿La prensa en México es buena o mala? Antes de responder habría que preguntar con qué criterios se distinguiría la buena de la mala prensa.

Quizá la academia, recogiendo y sistematizando la práctica periodística sería una fuente para establecer un conjunto de criterios para calificar a aquel periodismo que cumple con rigor profesional su tarea de ese otro que no lo hace.

Rafael Correa, presidente de Ecuador afirmó en Panamá que: “una buena prensa es vital para una buena democracia, pero también debemos coincidir que una mala prensa es mortal para esa democracia y la prensa latinoamericana es mala, muy mala”.

En contraste, Barack Obama señaló: “quizás el presidente Correa tenga más criterio que yo en la distinción entre la prensa buena y la mala, hay medios malos y me critican, pero sigue hablando esa prensa en Estados Unidos porque yo no confío en un sistema en que el que una sola persona hace esa determinación”.

¿Qué cabe esperar a una nación donde el presidente determina cuálprensa es mala, muy mala? La pregunta no es trivial ni retórica dado que, en efecto, la calidad de la prensa y la libertad para ejercerla son parámetros de la calidad de una democracia.

El ejercicio de las libertades civiles y políticas tiene en la prensa un barómetro privilegiado. Sería interesante tener presente qué tipo de periodismo hacen quienes han recibido ataques y con ello tener una idea de qué entiende el poder político como prensa buena y prensa mala.

Cabe aquí también la pregunta acerca de qué tipo de prensa es a la que tiene derecho la población: ¿aquella a la que el poder político determina que es buena o aquella otra que, independientemente de los gustos de los gobernantes, se ejerce con rigor profesional? Las conductas y acciones realizadas, facilitadas, insinuadas o exigidas por el poder político en relación a la prensa son el reflejo de lo que realmente piensa el gobernante de la democracia: ejercicio responsable de libertades o estorbo que es preciso ablandar y eliminar.

Si el gobernante es quien determina cuál prensa es mala, muy mala, con facilidad determinará cuál ciudadanía es mala, muy mala y comenzará a insinuar, exigir, ablandar…


twitter.com/letrasalaire