Intimidades Colectivas

México: propaganda y conocimiento

Una lucha no declarada pero permanente en México es la disputa por las percepciones. Los gobiernos, de todas las denominaciones, se afanan en hacernos creer que son el número uno en todo.

Desde luego es imposible que algún gobierno sea capaz de lucir magníficos desempeños en todos los rubros pese a que la megalomanía de los gobernantes suponga que sus deseos son la realidad.

Está de moda en las oficinas de comunicación gubernamentales el uso de la palabra “resultados”.

Es grotesco el número de municipios, gobiernos estatales y, desde luego, informes federales que utilizan esa palabra como si por usarla las cosas sucedieran en el sentido que las exigencias de la población lo piden.

Cuando se trata de taladrar la percepción de la población a través del posicionamiento de elementos parciales, invariablemente favorables al desempeño de algún gobierno, estamos ante costosas campañas de propaganda, una industria jugosa en manos de unos cuantos medios y agencias.Por otra parte, en el país hay ejemplos interesantes de disrupción académica.

Si por décadas en México teníamos que esperar a que alguna investigación nos mostrara con mayor rigor las condiciones que guardaban diversas situaciones, hoy por hoy trabajos específicos de la sociedad civil han tomado la delantera a la hora de explicar coyunturas y fenómenos de alto impacto en la vida cotidiana de la gente.

Ejemplo de esto último son México Evalúa; el Observatorio Nacional Ciudadano y su red de observatorios locales; IMCO o Fundar, que sin tener una adscripción institucional a alguna universidad, han logrado evidenciar las condiciones que guardan ciertos fenómenos y, en la mayoría de los casos, desmintiendo o evidenciando la burda propaganda gubernamental.

Qué conocemos acerca de lo que pasa en México es hoy producto de una lucha desigual (por los costos de la propaganda) entre intereses oficiales y aquellos que resultan de la investigación, análisis e interpretación de datos a los que, en no pocas ocasiones, su acceso está lleno de trabas o surgen de registros conscientemente manipulados a los que es preciso contrastar y complementar para dar como útiles. 


twitter.com/letrasalaire