Intimidades Colectivas

Laguneras y laguneros al grito de voluntariado

Una persona que decide aportar tiempo, talento o trabajo sin remuneración alguna y con el sólo interés de que causas o eventos comunitarios sean realizados es un ejemplo de comportamiento cívico. Un ejemplo de servicio voluntario. Un ejemplo de ciudadanía en el sentido de pertenencia y aportación a la comunidad.

Las acciones voluntarias son valiosas por donde quiera que se les vea.

Reflejan por una parte los valores o las virtudes sobre las que asienta su práctica social alguna persona y, por otro lado, aportan y generan valor a una sociedad. No siempre, incluso más bien es rara la ocasión, se dimensiona monetariamente lo que las acciones voluntarias ofrecen. Quizá tiene caso hacer ese ejercicio para tener una idea clara de lo que representa económicamente el voluntariado pero, en el fondo, el voluntariado justamente es una propuesta de generación de valor ajena a la medición económica. De hecho es su antítesis pues se trata de hacer realidad la gratuidad.

Ayer fui testigo durante el Maratón Lala de la aportación voluntaria de alrededor de cuatro mil laguneras y laguneros que hacen de esta fiesta deportiva la segunda prueba en su tipo más importante del país.Socorristas, médicos, paramédicos, seguridad vial, abastecimiento, información, protección de asistentes  con la encomienda central de garantizar una experiencia maravillosa para las y los cinco mil corredoras y corredores de casi todo México y una decena de nacionalidades más.No soy quien pero como corredor y vecino de la Comarca Lagunera quiero decirles a quienes voluntariamente propiciaron y aportaron para este festejo atlético ¡gracias!.

Gracias por su colaboración ayer pero también porque nos ayudan a recordar que lo más valioso de esta región es la gente.Mención especial merecen también las demás personas que, aún sin ser parte formal de un grupo voluntario, estuvieron allí como respaldo, apoyo, aplauso de quienes hacíamos el recorrido. Obviamente disfruto correr y en la medida que los achaques de la exigencia lo permiten disfruto estos cuarenta y dos kilómetros. Pero ayer, ¡uf! el voluntariado organizado y el espontáneo se llevó un diez de calificación. 


twitter.com/letrasalaire