Intimidades Colectivas

Laguna yo te quiero: ¿qué sigue?

El facebook oficial tiene 15428 seguidores y el twitter 2416. Un día antes del evento se informó que había cerca de 18 mil inscritos. Los organizadores publicaron que fueron “más de 40 mil” los movilizados para la jornada de limpieza de “Laguna yo te quiero”. Números de difícil maridaje, las imágenes tampoco ayudan. Hace meses comenté con algunos de los organizadores que lo relevante no sería el número de movilizados sino el ejercicio mismo.

Y aún lo sostengo: no importa que no se haya cumplido la meta de movilizados pese al apoyo sin precedente de empresas, famosos, medios y gobiernos y a los recursos invertidos en la convocatoria. No importa que algunos- sobre todo famosos- que habían prometido participar no hayan asistido. No importa que al final la inclusión de los gobiernos fuese necesaria para incrementar la participación y fortalecer la logística (por cierto, de mal gusto que en un punto se les haya dado camiseta roja y refrigerio solo porque allí limpiaría uno de los gobernantes).

Me quedo con la escena que vi repetida en varios puntos: niños con camisetas blancas, casi a las rodillas, recogiendo basura y depositándola en bolsas para dejar limpio un terreno. Esa escena la vi en varias zonas de las elegidas para limpiar. Esa semilla no tiene precio, pero tiene lo más importante: mucho valor. A partir de esta experiencia, La Laguna gana en esos niños futuros ciudadanos responsables, y esto debe agradecerse al proyecto “Laguna yo te quiero”.

Ahora bien, después de esto, qué sigue. Opino que más allá de la movilización el paso a dar es el movimiento. La movilización es espectacular pero no necesariamente efectiva. Es conveniente pero no lo fundamental (el sábado mismo hubo por la tarde otra movilización de laguneros con un número semejante al ejercicio que comentamos que sin campaña de por medio asistieron a la convocatoria de sus iglesias y colmaron el lecho del río).

Ya se optó por salir a limpiar; ahora es oportuno animar a no ensuciar. Hace cinco años el proyecto Sustenta, apoyado por algunas empresas y por la Universidad Iberoamericana realizó el diagnóstico más completo que se tiene en La Laguna para generar una cultura de limpieza y manejo de residuos y desechos. Lo conoció la administración municipal anterior y se presentó a la actual pero ninguna lo implementó (En Querétaro ha sido un éxito). Hoy es una buena coyuntura para que los gobiernos municipales lo asuman y además de limpiar, nos enfoquemos en no ensuciar.

Gracias a los organizadores y participantes en “Laguna yo te quiero”. Lo más valioso es que se hizo y unieron.

twitter.com/letrasalaire