Intimidades Colectivas

Igual a…

Igual a la acusación hecha a decenas de otros alcaldes al de Iguala - prófugo hasta el momento de escribir estas líneas-  le han sido señalados vínculos con el crimen organizado. La trama de la historia no es nueva y contiene elementos semejantes a los otros numerosos casos: financiación de campañas, colusión de policías locales y las instancias superiores no sabían nada hasta que algún escándalo o una tragedia hace inevitable el seguir ocultando lo que era evidente para las poblaciones afectadas.Igual a Coahuila, Durango, Tamaulipas, Chihuahua, Veracruz, Morelos, Estado de México… ahora el turno es de Guerrero: le ha tocado su parte de infierno y todos los ojos están puestos allá. Las fórmulas empleadas en los anteriores seguramente serán utilizadas en el de moda. Caerán algunas autoridades- no sería el primer gobernador removido por escándalos así-, y todo un batallón de control de crisis mediática habrá de desplegarse para difundir la intervención federal. Los alfiles dispuestos en otras plazas estarán reservando hotel en Guerrero porque es el turno de anunciar inversiones millonarias en “prevención” del delito, profesionalización de policías y promoción del emprendurismo social.Igual a otros miles de madres y padres en el país, ahora hay otros en Guerrero que lloran la ausencia de sus hijos. La silenciosa desaparición de cuarenta y tres estudiantes normalistas. El estruendoso escándalo que una tragedia de ese tamaño representa en un México que se supone había superado la posibilidad bárbara de acciones así. Pero no sólo no se ha superado esa posibilidad, sino que el caso más reciente parece que agrega crueldad al anterior y el posterior supera en monstruosidad al que le antecede. Igual a las encontradas en Jalisco, Coahuila, Tamaulipas, Morelos… ahora en Guerrero pululan las fosas, rasgaduras malditas que parten la tierra para ocultar por un rato el horror sanguinario del que  en México se es capaz. Igual a las otras no se sabe de quién son esos cuerpos y las declaraciones ahondan la pena cuando afirman que lo cierto es que no son los buscados y se contentan con eso.Igual a otros momentos, es la sociedad civil la que dice hasta aquí. Los partidos políticos son rebasados porque su realidad de ensueño no se roza con estas tragedias. Los discursos políticos afirman su condición de realidad paralela, de mundo aparte, de asumir que la realidad es un distractor tangencial de lo realmente importante para ellos.Igual a otras décadas; igual a otros estados; igual a otros gobiernos; igual a otros partidos políticos; igual a otras policías; igual a otras respuestas; igual a otros infiernos: igual a Iguala. 


twitter.com/letrasalaire