Intimidades Colectivas

Coahuila: la batalla

Al leer (o “ler”, según haga cada quien) columnas de opinión política y trascendidos, se advierte monotonía y ansiedad: en su mayoría abordan actividades y dichos, por frívolos que sean, de quienes aspiran a la candidatura de sus partidos al gobierno de Coahuila: a quién saludan, si piden huevos divorciados o montados, si menganito fue o no invitado al club de Toby, etcétera.

Hay una obsesión por conocer ya los nombres de quienes en un par de meses saturarán paredes, medios y espectaculares en el estado.

Hasta el momento, hay elementos para anticipar la derrota del PRI el próximo año en Coahuila. Recordemos algunos:Sonora, Quintana Roo, Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua y Durango, tuvieron condiciones semejantes en su escenario electoral: crisis de inseguridad reciente; dramático crecimiento de su deuda; “empresas fantasma” ligadas a altos funcionarios. En tales estados ganó la oposición. Coahuila tiene esos factores.

Pese al descrédito acumulado, las encuestas revelan una intención del voto mayoritariamente desfavorable al PRI y auguran alternancia en Coahuila.

En redes sociales el pulso tampoco favorece al PRI. Se viralizan fácilmente mensajes y videos de corrupción en el gobierno actual, su antecesor y ciertos funcionarios.  Las campañas oficiales, a las que suman los perfiles personales de la burocracia, palidecen ante el impacto de las críticas.

Estos tres aspectos (además de la fricción al interior del partido en el gobierno) hacen previsible el triunfo opositor. A menos que…

A menos que ocurra algo no extraño: un enojo mayoritario visible y viral solo en redes sociales pero incapaz de llevarse a las urnas; más una intención del voto a favor de la alternancia expresada en encuestas, pero no en votos y, en fin, un nivel de votación con promedios históricos.

Un estado enojado en redes sociales, pero ausente en las urnas es escenario propicio para un partido con una estructura sólida arropado por partidos afines: no la aritmética real, pero sí la suficiente. 


twitter.com/letrasalaire