Intimidades Colectivas

“Can this city be saved?”

“Can this city be saved? Reconstructing Detroit after bankruptcy” (“¿Se puede salvar estar ciudad? Reconstruyendo Detroit después de la bancarrota”) Es el nombre de un reportaje escrito por Kevin Clarke y publicado en la America Magazine hace una semana. Obviamente trata de la desolada Detroit. Una urbe que en 1950 alcanzaba 1.85 millones de habitantes y que ahora apenas llega a 685 mil, cifra semejante a la población de Torreón.Conforme leía el texto las similitudes con la zona metro Laguna pasaron del parecido general a las coincidencias puntuales. Abusando del humor dije a algunos amigos que si poníamos zona metro Laguna donde decía Detroit el texto mantenía su sentido. Van algunos ejemplos en traducción libre: “Una excursión casual a través de Detroit ofrece plena evidencia del apocalipsis urbano con frecuencia descrito en la prensa nacional”; “Líderes conservadores culpan de la caída de Detroit a la corrupción gubernamental”; “Los servicios públicos han decaído por años y ahora muestran peligrosos niveles de inoperancia”; “De acuerdo a reportes el 40 por ciento del alumbrado público de Detroit no funciona”; “Algunos ven esto como un abandono. Un golpe más a Detroit por parte del gobierno del estado”… etcétera.Sin embargo, hay otra cara de la historia. Como el reportero señala, en torno a Detroit hay puntos de vista contrastantes y según apunta se trata de un cuento de dos ciudades.  Otra vez en traducción libre algunas citas: “Muchos residentes ven en la bancarrota de Detroit una oportunidad para un renacimiento ciudadano”; “Los “detroiters” son guerreros, lo sé por experiencia. Creo profundamente que Detroit se levantará de esto”; “Sigan diciendo a la gente que no hay esperanza y se lo creerá. Eso no es cierto, no si trabajamos unidos”; “En el corazón de lo que Detroit es, somos manufactureros…tenemos que regresar a las raíces de lo fuimos”; “Detroit, cuna de la democracia puede regresar a ser prominente otra vez… pronto verá Usted cosas grandes que surgirán en Detroit”; etcétera.Las manifestaciones más recientes de organización social en la zona metro Laguna apuntan a la necesidad de fortalecer la unión de la gente- como en Detroit-, a regresar a las raíces que hicieron grande a esta región- como en Detroit-, a recobrar la esperanza en un mejor futuro- como en Detroit-, porque al fin y al cabo se cree en esa narrativa que afirma que los laguneros son guerreros- como los de Detroit.


twitter.com/letrasalaire