Esto si es música

Rigo Tovar, Cuco Sánchez... ¿y Claudio Rosas? ¿y Paco Jiménez?

Todo un éxito, sin lugar a dudas, la serie de homenajes que el Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes rindió durante este pasado fin de semana a José del Refugio Sánchez Saldaña –más conocido como Cuco Sánchez- al grado de dedicarle un libro, una presea con su nombre y una estatua en la Plaza Principal de Altamira.

Lo mismo ocurrió el año pasado con Rigoberto Tovar García –Rigo Tovar- ya que en toda la entidad hubo eventos para recordar al cantautor de Matamoros; en su caso también hay una estatua en su ciudad natal, y hasta la playa fue rebautizada como Costa Azul.

Dicen que nadie es profeta en su tierra, mas es bueno que la tierra, tarde o temprano, reconozca a sus hijos que dieron a conocer la música de Tamaulipas al resto de la República Mexicana, y por qué no, al mundo entero.

Ahora habrá que esperar quién será el siguiente valor tamaulipeco por rendirle homenaje; desde este espacio, humildemente sugerimos algunos candidatos:Solamente de los nacidos en la zona sur de Tamaulipas, como ya fue el caso de Cuco Sánchez, tenemos en primer lugar, porque siguen con nosotros, a la Rondalla Tamaulipeca, Claudio Rosas y Paco Jiménez; de los que ya no están, Roberto Cantoral y Rockdrigo González.  

A la primera la acabamos de escuchar en el 90 aniversario de la fundación de Ciudad Madero y, la verdad sea dicha, conservan los arreglos y las voces que los caracterizaron, principalmente a fines de los años 60 y en la década de los 70.

Claudio Rosas y su Internacional Orquesta Tampico se mantienen como los buenos vinos; también fue el caso de haberlos visto hace pocas semanas.

Con respecto a Paco Jiménez, otrora director de La Tremenda, hoy sigue activo y al frente de la Banda Municipal de Tampico. Como bien dijo la poetisa tampiqueña Ana María Rabatté, “En vida, hermano, en vida”.

Aprovechemos que siguen con nosotros para rendirles un reconocimiento estatal y nacional a estos valores que dieron a conocer la música tamaulipeca más allá de nuestras fronteras.

Después, sin menospreciar su nivel de importancia, Roberto Cantoral, a quien le han realizado homenajes de alto nivel en la Ciudad de México, en Buenos Aires, pero falta el maderense y tamaulipeco de similares proporciones.

En el caso de Rockdrigo González, ya luce su estatua en el Metro Balderas, y eso que sus restos yacen en el Panteón Municipal de Tampico; le debemos su reconocimiento al “Profeta del Nopal”.

Por fortuna, los tiempos están cambiando…