Esto si es música

Un Siglo de Historia Musical 1950-1959

Los cincuentas fueron los años más importantes en la carrera de Luis Arcaraz Torrás, compositor nacido en la Ciudad de México y creador de piezas como “Quinto Patio”, “Muñequita de Esquire” y “Sombra Verde”.

El ritmo más popular lo encabezó el cubano Dámaso Pérez Prado, quien ya conquistaba al público de Nueva York, La Habana y París; en estos años estrenó “El Ruletero”, “Mambo del Politécnico”, “Mambo Universitario”, “¡Qué Rico Mambo”, “Mambo No. 5”, “Mambo No. 8” y “Mambo Jambo”. Conquistó las listas norteamericanas con su versión de “Cerezo Rosa”, del francés Loulguy.

Llegó el ritmo del chachachá con “El Bodeguero” del cubano Richard Egüez, misma que grabó Nat King Cole en español. Otro responsable de este ritmo es Jorge Zamora “Zamorita”, quien llegó también de Cuba para actuar con Tin Tan; compuso “La Basura” y “Señor Juez”. A su vez, Rosendo Ruiz Quevedo aportó “Rico Vacilón” y “Los Marcianos”.

El género ranchero vio nacer a José Alfredo Jiménez en Dolores Hidalgo, Guanajuato. El grupo Los Costeños de Andrés Huesca lo sacaron del anonimato, al grabarle “Ella”, “Cuatro Caminos” y “Yo”.

También surge el zacatecano Tomás Méndez y su “Gorrioncillo Pecho Amarillo”; se ganó el mote del compositor ornitológico por sus piezas con nombre de ave: “Cucurrucucú Paloma”, “Paloma Negra” y “Que Me Toquen Las Golondrinas”.

De Altamira, Tamaulipas llegó Refugio Sánchez García, Cuco Sánchez, con “El Mil Amores”, “Anillo de Compromiso”, “La Cama de Piedra” y “Arrieros Somos”; todo un lenguaje.