Esto si es música

Las “Hurbanistorias” merecen contarse

Rockdrigo González fue el pionero del rock mexicano, el cual hasta su llegada, solo eran covers o adaptaciones métricas anglosajonas. En 1983, hablar de rock nativo era impensable. Sin embargo, el tampiqueño avecindado en el Distrito Federal comenzó a romper los paradigmas.

“Hurbanistorias” fue el único cassette que Rodrigo Eduardo González Guzmán editó en vida para dar a conocer su propuesta musical. Fue grabado de forma independiente y él mismo lo vendía al final de sus presentaciones. La producción estuvo a cargo de Jorge Rosell. El diseño de la portada del caset original es de Rockdrigo. El álbum contiene algunos de los temas más conocidos de su obra, entre ellos: “Vieja ciudad de hierro”, “Estación del Metro Balderas”, “Perro en el periférico” y “No tengo tiempo (de cambiar mi vida)”.

Fue reeditado en LP por Ediciones Pentagrama en 1986, y años más tarde, en disco compacto.

“Hurbanistorias” también es el nombre de un programa de televisión protagonizado por el músico y realizado por Paul Leduc para Imevisión en 1985; cabe recordar que Leduc hizo el largometraje “¿Cómo Ves?”, con música de Rockdrigo.

El escritor y crítico musical José Agustín lo bautizó como el Bob Dylan mexicano. Al principio pudiera parecer así; sin embargo, al adentrarse en sus “Hurbanistorias”, el melómano se da cuenta que Rockdrigo tenía la ventaja de una voz privilegiada, a diferencia de la voz a veces desafinada del compositor de “Blowin’ in the Wind”.

“El campeón” es el primer track del álbum. De inmediato se percibe que Rockdrigo vivió lo que compuso. Son canciones difíciles para programar en la radio comercial, pero básicas para la radio universitaria, incluso merecedoras de ser discutidas seriamente por sus catedráticos. Estamos ante un rock inteligente, hipnótico, cautivador.

“Perro en el Periférico” es una pieza apocalíptica, que por su riff recordaría a la pieza de Pink Floyd “Is there anybody out there?”, pero que gracias a su letra cobra vida propia. Como bien dice su hermana Genoveva, en Tampico pudiera retitularse “Perro en la Avenida Hidalgo”.

“La balada del asalariado” pudiera presentarse hoy y no perdería actualidad. “Me asomé a la ventana y vi venir al cartero, me entretuve pensando en una carta de amor, mas no, no, no, era la cuenta del refri y del televisor”. “Distante instante”, “Oh, yo no sé”, “Rock en vivo”, “Ratas”, “Canicas” y “Rock del ete” complementan el álbum.