¿Y nuestros propósitos, apá?

Buenos días queridos lectores, ¿Cómo están? Espero que muy bien, ya es febrero, por fin se terminaron todas las reuniones con deliciosa comida y convivencia familiar/social. Ya regresamos a nuestra rutina y con ello, al estrés cotidiano de la vida diaria (trabajo, escuela, etc.)

Considero, es tiempo de hacer un pequeño recuento de nuestros propósitos, si esos que el 1 de enero del 2015 decidimos que serían nuestras áreas de oportunidad y que nos prometimos, muy seriamente, ¡que este año sí vamos a alcanzar!, ¿Cómo vamos? ¿Hemos podido cumplirlos? Si la respuesta es un silencio incómodo, no hay que desesperarnos, y mucho menos perder la esperanza. Por el contrario estamos muy a tiempo de replantearnos nuestros propósitos y la forma en la que vamos a conseguirlos.

Lo primero es leer nuevamente nuestros propósitos y hacer un examen de conciencia, de nuestra motivación, tal vez ya cambió y por eso no nos hemos enfocado; lo segundo que es conveniente hacer, es ver nuestro plan, cómo organizamos nuestras actividades, analizar, qué sí nos está funcionando y qué no, y justo ahí es donde podemos hacer los cambios necesarios para lograr nuestra meta.

Por ejemplo: nuestra meta es comer la porción de verduras en el desayuno, comida y cena; pero en donde trabajamos y donde usualmente comemos, no hay esas opciones de comida por esa razón no hemos podido cumplir nuestro propósito: una solución práctica es dejar preparada esa ración por las noches, para solo llevárnosla y consumirla durante el día.

Es importante no perder de vista nuestra meta, y buscar la forma de lograrla; recordemos que es conveniente tener paciencia, y buscar el apoyo de nuestros seres queridos para lograrlo.

El apoyo que proviene de ellos, sirve también de motivación y facilita que logremos nuestros propósitos; y además muchas de las veces, nos dan consejos para lograr nuestras metas.

En este proceso de cumplir nuestros propósitos, es importante tener en mente y en el corazón, que es un paso a la vez, y que el ser constantes y disciplinados, será la clave para lograrlo; ya sea que nuestro propósito sea ser saludable o ahorrar dinero, lo importante es hacer algo todos los días, para acercarnos a nuestra meta.

¡Quedo a sus órdenes a través de mis redes sociales!

¡Que tengan una excelente semana y hasta la siguiente!