Temporada de Influenza

Antes de entrar en el tema, hacer una pequeña reflexión, el día de ayer conmemoramos el Día de la Lucha contra el Cáncer de mama, una enfermedad que se puede prevenir con acciones que se realizan una vez al mes, y con una duración de 10 minutos, es recomendable que todas las mujeres realicemos observación de nuestra piel, si hay cambio de color y/o temperatura y hacer la palpación mensual dentro de los primeros 10 días, después de nuestro ciclo menstrual. Para mayor información es conveniente acudir con nuestro médico general para que nos asesore sobre cómo realizar la palpación y si debemos realizarnos algún otro examen.

Ahora sí, vamos a platicar sobre la temporada de influenza, que como ha sido costumbre desde hace algunos años, empieza la temporada de otoño-invierno y con ello la invitación a vacunarse contra la influenza, y como todos los años hay partidarios de la vacuna y otros que están en contra.

Desde mi punto de vista y experiencia, la vacuna contra la influenza, al igual que las demás vacunas que existen, son una forma de prevención temprana y segura que pretende protegernos contra los virus que de acuerdo a estudios de la OMS (Organización Mundial de la Salud) estarán circulando en nuestro ambiente este año.

Es mi deber señalar que esta vacuna no es hecha al azar por los laboratorios que la producen y comercializan, sino que existe sustento científico, que proviene de la OMS, sobre los probables virus, que estarán circulando en nuestro ambiente y que son los que potencialmente podrían causar epidemias como la que el H1N1 causó hace unos años, ya que la influenza es una enfermedad sumamente contagiosa y por ende de fácil propagación.

La vacuna nos la debemos aplicar todos, pero principalmente los menores de cinco años, adultos mayores, personas que viven con diabetes y/o otra enfermedad, que haga que su sistema inmune este debilitado. Si bien con la vacuna podemos presentar algo de dolor en la zona de aplicación por un día y malestar general, los beneficios que recibimos al aplicarla, son mayores. Por lo que los invito a investigar, con su médico general con qué vacuna cuentan y a partir de qué día pueden aplicársela.

Además de aplicarnos la vacuna es recomendable que tomemos en cuenta otras actividades como las siguientes:

- Abrigarnos adecuadamente, ante los cambios bruscos de temperatura, es conveniente traer un suéter o abrigo que nos permita cubrirnos cuando así sea requerido.

- Consumir frutas ricas en vitamina c que nos ayuda a reforzar nuestro sistema inmune en vías áreas, como limón, naranja, guayaba.

- Lavarnos las manos con frecuencia y uso de gel antibacterial.

- Limpiar las superficies de contacto, como teléfonos, control remoto, teclado de computadoras, perillas de puertas, etc.

- Procurar limpiar y airear nuestra casa todos los días, para evitar albergar virus, bacterias, en nuestro hogar.

- Si llegamos a presentar: fiebre mayor a 38°C, dolor de pecho, tos, ataque severo al estado general (dolor de cuerpo, cansancio), dificultad para respirar, hay que acudir a ser valorado por nuestro servicio médico.

La influenza es una enfermedad que se presenta durante todo el año, pero es en la temporada de otoño-invierno cuando su frecuencia aumenta, por ello es importante tomar todas las precauciones y estar atentos a los síntomas que nosotros y nuestros seres queridos presentemos.

¡Prevenir, es lo que vale!