Crónica de Torreón

Las trompetas del juicio

Resulta extremadamente preocupante que Donald Trump, al parecer el precandidato republicano con más posibilidades a la nominación de su partido para la contienda presidencial del país más poderoso de la tierra, sea a la vez un heraldo del odio racial, de la discriminación y de la violencia. No se percibe en él la serena habilidad negociadora de un diplomático o de un jefe de estado, sino el impulso visceral que le ha llevado a remover los pensamientos y sentimientos más oscuros de los republicanos estadounidenses. No sería la primera vez que un país civilizado pudiera dejarse hipnotizar por la retórica del odio de un desequilibrado, pues ya una vez sucedió con Hitler y la población alemana. Pareciera que la humanidad es incapaz de aprender de sus errores, aprender de la historia.

Si Trump llegara a la presidencia, podemos imaginar cómo serían las confrontaciones de fuerza con otros jefes de estado igualmente ególatras y desequilibrados. Coloquémonos en el escenario de un choque de fuerza entre Trump y Kim-Jong-un, el hombre fuerte de Corea del Norte. Sin duda resultaría en un conflicto nuclear, como podría serlo también con cualquier país que no se someta a los caprichos de reality show del señor Trump. La verdad, la construcción del muro entre Estados Unidos y México sería una lección para los vecinos del norte, ya que los estadounidenses sabrían lo que les significaría tener una gran demanda interna de droga y a la vez carecer del satisfactor. Se volverían locos. Pero sabrían también lo que es carecer de la magnífica y económica mano de obra mexicana que utilizan año tras año en los Estados Unidos.

Por otra parte, si nos ponemos místicos y hasta agoreros, la biblia inglesa relaciona el símbolo de las “trumpets” o trompetas, con los grandes desastres del juicio final: granizo y fuego mezclados con sangre, árboles y plantas arrasados por el fuego, fuegos en el mar y muerte de peces, sangre, barcos destruidos, estrellas ardientes que caen en las aguas potables haciéndolas imposibles de beber, muerte de quienes las beben. ¿Guerra nuclear y destrucción por radioactividad? Las interpretaciones del libro del Apocalipsis pueden ser muy diversas, pero es imposible desligar el símbolo de las trompetas de las catástrofes que van unidas al toque de cada una de ellas.  Realmente no tenemos idea de lo que puede ocasionar en la historia mundial la elección a la presidencia de los Estados Unidos de un líder como Donald Trump.


www.cronicadetorreon.blogspot.com