Crónica de Torreón

La paella en La Laguna

La gastronomía local es una de las marcas culturales que refieren a la identidad regional, tanto en la Comarca Lagunera como en cualquier otro lugar. Existen platillos de vieja raigambre, que en un principio pudieron ser ajenos a las costumbres en común, pero que fueron tomando carta de ciudadanía. Uno de estos ejemplos más representativos es el de la “paella”. Este es un platillo tan cotidiano en nuestra comarca, que si alguien no conociera su historia, pensaría que es originario de La laguna. La paella, ese exquisito arroz azafranado cargado con carnes y mariscos, procede de Valencia, en España, y según se dice, concretamente del lugar llamado “La Albufera”. Su nombre deriva de la sartén baja en la cual se prepara, ya que en valenciano, “paella” significa sartén. A su vez, la palabras procede del latín “patela” o sea “sartén pequeña”, y que dio origen a las palabras castellanas “padilla” y “paila”. Los colores característicos gualda (amarillo) y rojo, reproducidos con el arroz azafranado y los pimientos rojos, hacen alusión a los escudos de Valencia y Aragón: en campo amarillo, cuatro palos rojos.  Desde luego, existen múltiples recetas para preparar el platillo. En el País de La Laguna, como se le llamaba a nuestra comarca en tiempos coloniales, el mayor impacto cultural fue obviamente, el español. Notamos que ya en el siglo XVIII, se elaboraba aquí un arroz azafranado, frito en manteca de puerco, aderezado con camarones secos y otras carnes frescas o embutidas. Evidentemente se trataba de una paella “del desierto”, por no tener a la mano nuestros abuelos, los mariscos frescos. Sin embargo, su mayor impacto en la gastronomía regional ocurrió durante la última década del siglo XIX y las tres primeras del XX, cuando migrantes de unas setenta nacionalidades llegaron a establecerse en La Laguna. Las colonias extranjeras más numerosas e importantes fueron la española y la china. No es de sorprender que su gastronomía, junto con otras como la árabe, persista ya asimilada en la vida cotidiana de la comarca.Originalmente, eran los restaurantes los que ofrecían en Torreón, la paella valenciana. Solo con el paso de las décadas, las señoras y los señores jefes de familia adoptaron la costumbre de elaborar la paella en los espacios privados del hogar, exactamente igual que como lo hacían con las parrilladas. Y la paella acabó siendo un producto que se vendía y se vende, no solamente en los restaurantes, sino también en algunos hogares, para llevar a casa los domingos.Pero en nuestra historia citadina, ¿cuáles fueron los restaurantes que inicialmente ofrecieron la paella en sus menús? En base a los registros publicitarios a los que tuvimos acceso, podemos mencionar que, desde 1925, una serie de restaurantes fueron sumándose a la lista de los que ofrecían la paella a sus parroquianos. Así en 1925, el platillo se ofrecía en el restaurante del Hotel de Francia, frente a la estación de ferrocarril; en 1926 al restaurante Fénix, junto al Casino de La Laguna; en 1927 el restaurante “Novedades” que se auto designaba “El centro de la gente bien”. En 1934, el Café Apolo;  en 1935, el restaurante “Salvador”; en 1936, el restaurante del Club España, cuya entrada quedaba por la calle Valdés Carrillo; este restaurante pasó a formar parte del Hotel Plaza ese mismo año. En 1940, en “El Patio”; en 1941 la paella se expendía en el restaurante del Hotel Galicia, en la cafetería “SyR” y en el Café California, éste de don Juan Chochos. En 1947 aparece también en el restaurante España, en avenida Juárez 1406 poniente; en 1951, en el restaurante del Centro Español de La Laguna, en Matamoros 1111 poniente. En 1955, en el inolvidable restaurante “Doña Julia” de doña Julia Urbieta de Araluce. Y desde entonces, en muchísimos más. Prácticamente desde los inicios de nuestra ciudad, la paella se convirtió en uno de los platillos internacionales favoritos de los laguneros.  


www.cronicadetorreon.blogspot.com