Crónica de Torreón

El orgullo de ser lagunero

En todo México, y en algunas partes de los Estados Unidos (California o Texas, por ejemplo) portar la camiseta de rayas albiverdes identifica de inmediato el origen de quien la lleva: Santos-Laguna, Torreón, Coahuila, La Comarca Lagunera. 

Esta playera se lleva con gran orgullo, pues el equipo Santos Laguna es joven, esforzado, cinco veces campeón y otras tantas subcampeón. Un récord del que carecen muchos sobrevalorados equipos futbolísticos del país.

Pareciera que los laguneros tenemos el don de destacar en todo aquello que emprendemos, en todo aquello que somos. No sin ironía, y bastante dosis de envidia, se nos moteja como pobladores “de la ciudad perdida de Argentina”. Una mordaz alusión a la fuerte autoestima de los laguneros.   

Este cronista ha dedicado mucho tiempo y muchas páginas a recopilar los testimonios que hablan sobre nuestra sobresaliente identidad.

Porque el éxito del Santos Laguna no es lo que nos da identidad a los laguneros, es la identidad nuestra lo que hace que el Santos Laguna sea lo que es: un equipo destacado, por muy mal que la haya pasado en este último campeonato de liga. Desde sus orígenes, la Comarca Lagunera destacó en el ámbito virreinal y después nacional.

Se convirtió en la mayor productora de vinos y aguardientes de uva de la Nueva España.

También fue la principal abastecedora de carne de la Ciudad de México, con el ganado de los marqueses de Aguayo. Desde 1813, y a raíz de las guerras de independencia y de la liberalización de la economía creada por la Constitución de Cádiz, el cultivo del algodón inició una carrera ascendente que transformaría a la Comarca Lagunera en La Región Algodonera por excelencia.

Fueron laguneros del Álamo de Parras (Viesca, Coahuila) quienes bautizaron al famosísimo fuerte de “El Álamo” en San Antonio, Texas, en memoria de su tierra natal. El destino del México Republicano quedó sellado en la entrevista que tuvo en nuestra región el general Lew Wallace con el gobierno itinerante de Benito Juárez.

Fue precisamente en La Laguna donde se cruzaron las vías de los ferrocarriles Central Mexicano e Internacional Mexicano, creando la estación del Torreón, llamada a ser el ferropuerto de una región económicamente muy productiva, y en muy poco tiempo, en la ciudad agroindustrial de Torreón, orgullo del régimen porfirista.

De La Laguna salió el antirreeleccionismo de Madero, mismo que cambió la historia del país. Con las vías del ferrocarril, llegaron inmigrantes de todas partes de México y del mundo, para sumar esfuerzos a esta naciente ciudad de vocación marcadamente empresarial.

Una ciudad cosmopolita, un crisol de 49 nacionalidades registradas. Y cuando esta destacada ciudad ha padecido violencia, siempre ha sido a causa de agentes externos. En pocas palabras: ser lagunero es ser esforzado, hospitalario, franco, leal y sobre todo, triunfador. 


www.cronicadetorreon.blogspot.com