Crónica de Torreón

La identidad dinámica

Hace algún tiempo, reflexionaba en mi libro “El País de La Laguna” que al hablar de sociedades y de problemáticas del presente, debemos tener muy claro que estas sociedades reaccionan a los estímulos y fenómenos del presente con inercias culturales, es decir, con elementos culturales del pasado.

Esta reflexión sobre el presente como lugar de encuentro en el tiempo entre las mentalidades del pasado con las del presente, y su consiguiente interacción y recíproco influjo, es perfectamente aplicable al concepto de “identidad”.

Podemos convenir que la identidad es una manera de creer, de ser y de actuar ante la vida compartida por un grupo o una comunidad. Se trata de rasgos culturales que son característicos de una comunidad, y por lo tanto, diferenciadores.

Los habitantes de La Comarca Lagunera nos hemos percibido a nosotros mismos de muy diversas maneras, precisamente porque nuestra identidad se ha ido modificando a través del tiempo y de diversos contextos sociales. Nuestra identidad ha sido dinámica. En el Censo de Parras y su jurisdicción en 1825, el alcalde Mijares realizó un ejercicio descriptivo del carácter de las gentes que habitaban el “país” o comarca, y percibió una identidad que nos diferenciaba de las características culturales de las gentes de otros lugares de la República. Su origen foráneo le ayudó a ver con más claridad y contraste

Durante el último tercio del siglo diecinueve, llegó el momento histórico en que esta toma de consciencia de la propia identidad se manifestó de una manera política, como nos lo refiere el periódico “La Bandera de Juárez” en su edición del 12 de mayo de 1873, p. 2, en la cual menciona que el Sexto Congreso Constitucional iba a cerrar sus sesiones sin haberle dado trámite a las solicitudes de algunos peticionarios.

Menciona el caso concreto de los laguneros que buscaban la creación de una entidad federativa “los pueblos de la Laguna en los Estados de Durango y Coahuila, se alborotan, para exigir con las armas la creación de un Estado.

Sin embargo, la desmembración del antiguo territorio del País de La Laguna en nuevos municipios fue fragmentando poco a poco la consciencia y la solidez de la vieja identidad regional. Lugares como Torreón recibieron el impacto de la migración nacional y extranjera, de suerte que la mentalidad regional comenzó a reconfigurarse con nuevos elementos culturales. Y ni qué decir del impacto tecnológico de los medios masivos mexicanos y extranjeros en la región, principalmente en las zonas urbanas laguneras.

Aunque sobreviven algunos rasgos culturales como la apertura al cambio y el valor del trabajo como elemento generador de riqueza, la nuestra, es una identidad cambiante, y me temo que no necesariamente para bien. 


www.cronicadetorreon.blogspot.com