Crónica de Torreón

Los antiguos migrantes laguneros

En el “Padrón General de los Habitantes del Pueblo del Álamo de Parras y su comprensión”, practicado en 1848, encontramos el Rancho de la Concepción, ahora jurisdicción de la ciudad y municipio de Torreón, Coahuila. De acuerdo al Padrón, entre muchas otras de este rancho, se encontraba la casa de la familia Herrera, formada por Pablo Herrera, viudo, de 67 años de edad; su hijo Manuel Herrera, de 32 años de edad, casado con Eugenia Cabrales, de 22 años de edad. Este matrimonio tenía un hijo párvulo, Natividad Herrera Cabrales, de 3 años de edad.

En 1848, la parroquia más cercana al Rancho de La Concepción, ubicado en la margen derecha del Nazas, era la de Santiago de Mapimí. Los habitantes de La Concepción se dirigían a Mapimí para recibir los sacramentos, particularmente cuando se trataba de bautismos o matrimonios.

Precisamente en el archivo parroquial de la iglesia de Santiago de Mapimí, localizamos el acta de matrimonio de Manuel Herrera y de Eugenia Cabrales. El enlace se había efectuado en 1844, cuatro años antes de levantarse el padrón. El novio había nacido en 1814 en la Hacienda de La Loma, jurisdicción del antiguo pueblo de San Juan de Casta, fundado por los misioneros jesuitas a finales del siglo XVI, y parte integral de la Comarca Lagunera.

La novia también nació en la Hacienda de La Loma, en 1822, y ambos eran residentes de esa hacienda en 1844.

Cuatro años después los encontramos como vecinos de la Hacienda de La Concepción.

Los ascendientes de los novios eran viejos laguneros de la era virreinal, de San José y Santiago del Álamo (Viesca). Al estudiar sus ires y venires familiares, podemos comprobar que en la Comarca Lagunera virreinal existía una forma de “migración interna”, por el cual, las familias se trasladaban de manera más o menos cíclica, a los lugares de la Comarca Lagunera que ofrecían trabajo o ingresos.

Genealogía:

Los novios, Manuel Herrera Camacho y Eugenia Cabrales Moreno, casaron en Mapimí, el 5 de octubre de 1844. Manuel había nacido en 1814, en la Hacienda de la Loma, Durango, en donde residía al tiempo de su matrimonio.

Manuel era hijo legítimo de José Pablo Herrera, y de María Antonia Camacho.

María Eufemia Cabrales Moreno, la novia, nació en 1822 en la Hacienda de la Loma. Ella era hija legítima de Juan José Cabrales y de Clara Moreno Perales, casados el 14 de julio de 1803 en Álamo de Parras (Viesca). Clara Moreno Perales era originaria de San Francisco de los Patos (General Cepeda, Coahuila) e hija legítima de José Mártir Moreno Anguiano y de María Perales Padilla, también del Álamo de Parras.

Los padres de José Mártir Moreno fueron José Esteban Moreno y Josefa Anguiano, quienes residían en la jurisdicción de Patos (General Cepeda) en 1757. Los padres de María Perales lo fueron José Perales y María Rafaela Padilla.

Como podemos ver, los habitantes más antiguos del actual Torreón procedían de diversos lugares de la Comarca Lagunera: Parras, Viesca, Mapimí, La Loma. Los Herrera Cabrales solamente constituyen uno entre muchísimos casos de viejos pobladores y campesinos que quedaron incluidos en la jurisdicción de la villa del Torreón al delimitarse la jurisdicción de su municipio en 24 de febrero de 1893. Y dicho sea de paso, la fecha se eligió deliberadamente para honrar al Plan de Iguala y a su creador, Agustín de Iturbide.

www.cronicadetorreon.blogspot.com