Crónica de Torreón

Petróleo en Coahuila

Muchas anécdotas podrían contarse sobre los personajes que pernoctaron en el Hotel Francia, tenido por uno de los más cosmopolitas de Torreón y de la Comarca Lagunera. Uno de esos personajes relevantes fue el señor Jorge Martínez Morton, socio del señor Hipólito Villa en negocios petroleros. Resulta que estos empresarios tenían un proyecto de inversión para la explotación de los yacimientos del oro negro en Coahuila y Nuevo León. El 18 de mayo de 1922, reporteros locales tuvieron la oportunidad de entrevistar al señor Martínez Morton, precisamente en la habitación que ocupaba en el Hotel Francia.
Este señor mostró a los reporteros locales, un minucioso informe realizado por dos geólogos de la prestigiosa compañía petrolera Royal Dutch Shell Co. Dicho informe se refería a los estudios que en esos años realizaban los científicos en el norte de México. Estudios que demostraban que en los estados de Tamaulipas, Nuevo león y Coahuila existe un riquísimo yacimiento petrolífero, que es como la continuación del de Texas.
Según dicho estudio, la faja petrolera que entra a nuestro país por Del Río, Texas, es la “Faja Balcones” siendo del tipo de formación llamada por los peritos “Pensilvania” y Cretácico Bajo. Esta faja pasa de Texas a Coahuila, y de aquí, a Nuevo León y Tamaulipas. Esta “Faja Balcones” va en la dirección siguiente: entra por Del Río y sigue hacia Cuatro Ciénegas; Paredón, Sabinas Hidalgo, Linares y Tampico, para perderse en puntos intermedios y aparecer más delante.
El estudio consideraba que el petróleo se encontraba entre una profundidad de 2 mil 500 pies (unos 800 metros) hasta mil pies (unos 300 metros). De acuerdo al mismo estudio, una de las bifurcaciones de la “Faja Balcones” parte de Zaragoza hacia Sierra Mojada, bajando después y viniendo con dirección a La Laguna, cruzando el Bolsón de Mapimí.
El señor Martínez Morton manifestó también que integró una sociedad con el señor Hipólito Villa, para explotar diversas zonas petroleras en los estados de Coahuila, Nuevo León, Veracruz y Tabasco, para lo cual se formó una compañía con capital netamente mexicano, ascendiendo este a un millón de pesos.
Es verosímil pensar que la firma de los Tratados de Bucareli, celebrados poco después entre el presidente Álvaro Obregón y los Estados Unidos, por medio de los cuales y entre otras cosas, México se comprometió a no extraer petróleo de los estados norteños, echó a perder este lucrativo proyecto.
Sin embargo, es muy probable que la reciente reforma energética haya cambiado los términos de dicho tratado. Quizá el petróleo coahuilense sirva para que inversionistas mexicanos, o sociedades mercantiles de capital mixto, reactiven la economía de nuestra entidad federativa, y especialmente, la de la Comarca Lagunera.   
Ver “El Siglo de Torreón”: “Las perspectivas de hallar petróleo en el Estado de Coahuila. Una fuerte compañía de capital mexicano, iniciará serios trabajos de perforación, con buenos informes geológicos”. 19 mayo 1922, pp. 1 y 8.


www.cronicadetorreon.blogspot.com