Crónica de Torreón

Don Andrés Eppen Aschenborn

Una de las familias laguneras reconocidas socialmente como de las más antiguas de Torreón, es la de los Eppen y sus descendientes por diversas ramas. El fundador de este linaje fue don Andrés Guillermo Eppen Aschenborn, quien nació en la ciudad de México el 13 de julio de 1840, hijo legítimo de don Juan Federico Eppen, nacido en Fürth, en Baviera (Bayern) y de doña Carlota Guillermina Aschenborn, nacida en Frankfurt-sobre-el-Oder, ambos inmigrantes de origen Alemán establecidos en la capital de nuestro país. Fueron sus abuelos paternos don Andrés Eppen (también originario de Fürth) y doña Margarita de la Motte, y los maternos, don Enrique Aschenborn y doña Carlota Lehmann, éstos últimos originarios de Frankfurt-sobre-el-Oder. El pequeño Andrés Guillermo Eppen Aschenborn fue bautizado el 16 de agosto de 1840, en la parroquia de San Miguel Arcángel de la ciudad de México.
Siendo aún joven, Andrés Guillermo vino a la Comarca Lagunera por diversos negocios, y se estableció algún tiempo en Mapimí (Durango) donde conoció a una lagunera que lo cautivó y con la cual contrajo matrimonio ahí mismo el 4 de noviembre de 1871. Se trataba de la señorita Antonia Zúñiga, hija legítima de don Roque Zúñiga y de doña Faustina Estrada. Fue testigo de la boda el hermano del novio, don Esteban Eppen Aschenborn, y los presbíteros firmantes del acta lo fueron Faustino Alvarez y Jesús Vázquez.
Finalmente, según Eduardo Guerra, Andrés Guillermo Eppen y su familia llegaron al rancho del Torreón y sus alrededores en 1879, a solicitud de la Casa Gutheil. Andrés Guillermo y Antonia procrearon una vasta descendencia, entre ellos Jesús Eppen Zúñiga, Guadalupe Eppen Zúñiga, María Juana de los Remedios Eppen Zúñiga, María Eppen Zúñiga, Margarita Eppen Zúñiga, que casaría con Saturnino L. Lozano Guerrero el 10 de agosto de 1878 en San Fernando, entonces jurisdicción de Mapimí, actualmente ciudad Lerdo (Durango).
De estos troncos surgieron multitud de retoños que han venido a constituir familias tan conocidas como respetables. En el caso particular de María Eppen Zúñiga, comentaremos que casó con Julián Lack Brunner, inmigrante suizo de familia afincada en Solothurn durante siglos, con quien engendró a Julián Federico Lack Eppen, quien nació en Torreón el 22 de junio de 1896, y que fue bautizado el 22 de julio de 1897 en la ya entonces parroquia de Guadalupe. Fue su madrina doña Juana Eppen de Gutiérrez.  Hermana completa de Julián Federico lo fue doña Guillermina Lack Eppen.  
Guillermina casó con Alfredo de la Parra, y de este matrimonio nacieron Alfredo de la Parra Lack y María Estela de la Parra Lack, personas muy conocidas y estimadas en la Comarca Lagunera.
Julián Lack Eppen casó con María Encarnación Esparza, y tuvieron por hijas a Concepción Lack Esparza y a Rosa Lack Esparza, las dos muy conocidas por su gran calidad humana e interés por el conocimiento.
Como un dato adicional, mencionaré que doña Guillermina Lack Eppen contaba y establecía el origen de los Eppen, como prusianos de Silesia, gente extremadamente distinguida del estamento nobiliario del Antiguo Régimen. La familia de la Motte, decía doña Guillermina, tenía su raíz en la aristocracia emigrada de Francia hacia Alemania durante la Revolución Francesa. Los Aschenborn, cuyo apellido significaba “nacido de sus cenizas” y que era una clara referencia al mítico Fénix, tenían vínculos de sangre con las principales familias prusianas.


www.cronicadetorreon.blogspot.com