Sin titubeos (NO USAR)

Otoño anticlimático

Los días que vienen no se vislumbran con algo de calma. La reforma energética, sobre todo el futuro del petróleo, ha generado movilizaciones de actores políticos y agrupaciones a las que de manera inexplicablemente anticipada se había dado ya la extrema unción.

Pero el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador y un importante sector perredista afín a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, ya salieron a las calles para defender lo que, creen ellos, será una entrega de los recursos nacionales a empresarios locales y extranjeros si se aprueba en todos sus puntos.

“Lo radical es no claudicar”, les dijo AMLO a sus seguidores el domingo en el Paseo de la Reforma, llamándolos a continuar la lucha pacífica contra la propuesta energética. Insistió en que se consulte a la sociedad y que el presidente Enrique Peña Nieto, en uso de sus facultades, pida al Poder Legislativo que convoque para tal efecto.

Los partidarios de AMLO y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), así como un ala del PRD, han hecho consultas que favorecen la postura de los organizadores, rechazando lo que llaman “privatización” del petróleo.

Pero sus movilizaciones en defensa del petróleo se van enganchando a la serie de iniciativas reformistas que, sin duda, habrán de poner a más de uno contra las cuerdas porque, según el discurso de López Obrador, queda la impresión de que hay un gran complot de las principales fuerzas políticas y las autoridades en contra del país y, desde luego, de todos los mexicanos.

Reunir la reforma fiscal con la energética fue algo así como un involuntario concierto de música tropical para los oídos y batuta de AMLO, que lo único que necesitaba era un poco de “carnita” para comenzar a poner a bailar a todos.

Por pura prudencia, quizás el dirigente de Morena habrá de impedir que su movimiento se vea penetrado por encapuchados que, en nombre de un falso anarquismo, andan como ajonjolí de todos los moles, hoy con los maestros del CNTE, antier con paristas ceceacheros de la UNAM y ante-antier con otros que solo tienen en su manual lo necesario para desestabilizar, nunca para defender ni proponer nada.

No obstante, si se revisan las acciones propuestas por AMLO para descarrilar las reformas energética y fiscal, los embozados sobrarían pues se trata de boicotear el desempeño de empresas que, dicen, contribuyeron al “fraude electoral”.

También van contra las televisoras; propusieron organizar apagones, no pagar recibos de luz ni impuestos, etc., incluso dar aviso a las grandes firmas petroleras transnacionales para que sepan que el petróleo es de los mexicanos y que los contratos que se hagan, serán ilegales. Una lista que combina viejos rencores con nuevas banderas.

Este otoño ha sido el periodo más anticlimático de muchos que se recuerden: mucha agua, huracanes y, ahora, mucho calor. La disputa apenas empieza.