Sin titubeos

¿La calma precede al temporal?

A unos meses de que los partidos políticos oficialicen alianzas y designen candidatos o candidatas, el termómetro político en la entidad parece indicar una temperatura de tiempos "normales", sin mayores brincos. En tanto que en el plano de organizaciones sociales y movimientos, las cosas no indican agitaciones de mayor consideración, excepción hecha de los macheteros del municipio de San Salvador Atenco, un movimiento ya legendario que persiste hasta la fecha en su rechazo al nuevo aeropuerto.

Fuera de eso, y esto es algo que un amigo periodista me hizo ver, desde principios de 2014 la Plaza de Los Mártires, en Toluca, no está sitiada por manifestantes, casas de campaña ni campamentos montados en la plancha con las letrinas de rigor en los alrededores, un hecho que es de reconocer y, desde luego, agradecer a los operadores políticos del gobernador Eruviel Ávila Villegas, específicamente a José Manzur Quiroga y a todos los funcionarios que han sofocado, desde el origen, los problemas que se han suscitado, ofreciendo alguna salida.

En otros tiempos, ante un evento próximo como es la elección para gobernador, ya podían advertirse a estas alturas movilizaciones de aquí para allá, caravanas de autobuses y autos, contingentes presionando, a dirigentes primero y luego a candidatos. No parece normal pero lo es, y probablemente esa sea la anormalidad.

Esas condiciones son las que prevalecen igualmente en frentes que habían sugerido problemas de difícil solución, como con la organización Antorcha Popular, de filiación priista pero cada vez más lejos del tricolor y siempre cerca de convertirse en un partido político.

¿La calma precede a la tempestad? Nadie lo sabe. Lo que es un hecho es que otras tareas también requieren de operaciones de consideración, como la cuestión de la seguridad, donde la percepción parece ganar la partida a los números, según se desprende de diversas encuestas que, obvio, registran el sentir de la gente, no la incidencia delictiva.

Eso es importante y ya estamos viendo como en diversos municipios, de manera especial en la zona del Valle de México, y la entidad misma, responden a estas inquietudes ciudadanas, al anunciar el reforzamiento de acciones con el concurso de las fuerzas armadas y todas las corporaciones policiacas a través de las Bases de Operaciones Mixtas (BOM's).

Es de esperarse que estos trabajos, debidamente coordinados, con objetivos y puntos claros para atacar, logren un impacto positivo, al cambiar la percepción, incluyendo la de aquellos municipios que no están dentro de la figura del Mando Único pues, independientemente de banderas, está la tranquilidad ciudadana.

Aquí el temporal de sensaciones espera una acción más enérgica, sí, pero también estar más cerca de los ciudadanos para revertir la situación. No es fácil en un tema como ése, donde cualquier incidente es capaz de echar por tierra avances.