Sin titubeos

Obra en Toluca

Hace unos días comenzó un conflicto que derivó en la detención, y la posterior liberación, de 15 vecinos, por la ampliación de la avenida Vicente Lombardo Toledano en Toluca. Muy necesaria, por cierto.

Increíble que Arturo Chavarría Sánchez, presidente del Colegio de Arquitectos y Urbanistas del Estado de México, a cuatro meses de pasadas las elecciones, diga que es una obra electorera y azuce a la gente a evitarla. Cómo se ve que él no vive por la zona.

Le doy los siguientes datos:

A 122 mil 846 habitantes de Toluca beneficiará modernizar la avenida de la zona nororiente de la capital mexiquense, con una inversión de 32 millones de pesos para ampliarla de dos a cuatro carriles con camellón central, alumbrado público, drenaje pluvial, guarniciones y banquetas.

Incrementará la conectividad y asegurará la movilidad y accesibilidad universal de la vialidad con la infraestructura adecuada. Resuelve la crítica situación de circulación vial en la zona que comprende las comunidades de San Mateo Otzacatipan y Santa María Totoltepec, así como la gran cantidad de fraccionamientos ubicados a lo largo de esa franja que conecta a las vialidades Alfredo del Mazo con Boulevard Aeropuerto.

La demanda de la población, ante el incremento de la movilidad, hacía inaplazable la ampliación. Díganmelo a mí.

Al surgir un conflicto con ejidatarios se pone en riesgo la conclusión, en virtud de que, al tratarse de una obra con recursos federales, si no se culmina en los tiempos que marcan las reglas de operación, el recurso tendrá que devolverse. Debe tomarse en cuenta.

El proyecto ejecutivo fue elaborado por el Ayuntamiento de Toluca, por ser la instancia que gestionó el recurso ante el gobierno federal; sin embargo, la gestión de la presente administración concluye el 31 de diciembre. Ya no hay más. Nada gana el alcalde Braulio Álvarez Jasso si se aplica o no.

Es muy claro el beneficio colectivo para la movilidad, seguridad, calidad de vida y plusvalía en toda la zona. Si el conflicto persiste, la obra podría quedar inconclusa, como ya sucedió en la colonia Independencia ante un litigio con la Comisión Federal de Electricidad que, al perder el proceso legal, ahora pide a la autoridad municipal la pavimentación que en su momento impidió, pero que ahora no puede realizar al no disponer ya de los recursos.

Y claro, siempre hay quien aprovecha la situación para llevar agua a su molino. ¿Dónde estaba Arturo Chavarría cuando los vecinos fueron detenidos por impedir los trabajos?