Sin titubeos

Ley de Consulta Popular

El diputado federal mexiquense, Miguel Sámano Peralta, me habló sobre la Ley Federal de Consulta Popular.

El 9 de agosto de 2012 fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación algunas reformas a la Constitución Federal en materia política, entre ellas, la consulta popular. Por virtud de ese decreto, se estableció en el artículo segundo transitorio la obligación del Congreso de la Unión para expedir la legislación secundaria que permitiera hacer efectivas las reformas.

En sesión del seis de marzo de 2014 la Cámara de Diputados aprobó la minuta. El objetivo de la propuesta aprobada, consiste en crear un ordenamiento jurídico que tenga por objeto regular el procedimiento de la consulta popular, entendida como el mecanismo de participación por el cual los ciudadanos expresan su opinión respecto de uno o varios temas de trascendencia nacional.

Esta nueva legislación, dice el legislador Sámano, determina que los actos de carácter legislativo del Congreso de la Unión y los actos administrativos del Ejecutivo Federal, siempre que sean considerados trascendentales a nivel nacional, podrán ser objeto de consulta popular.

Por supuesto, define los temas que serán considerados de trascendencia nacional, establece los requisitos de participación y los sujetos que podrán solicitarla.

La trascendencia nacional será calificada por la mayoría de los presentes en cada una de las cámaras (diputados y senadores), salvo las solicitudes hechas por los ciudadanos, en cuyo caso será calificada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

La consulta popular será realizada el mismo día que se celebren elecciones federales. Es de destacar que en caso de contar con consenso de la mayoría, al menos 40 por ciento de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral, la autoridad correspondiente tendrá la obligación de atender el resultado.

Podrán participar los ciudadanos en el extranjero cuando la consulta coincida con la elección de Presidente de la República.

La autoridad electoral, en este caso ya sería el Instituto Nacional Electoral (pues todavía se refiere al IFE), será la encargada de verificar el porcentaje requerido, cuando la solicitud de la consulta sea realizada por un grupo de ciudadanos. También será la responsable de organizar y vigilar el desarrollo de la consulta popular.

Los requisitos para participar son: ser ciudadano mexicano; estar inscrito en el padrón electoral; tener credencial vigente; y no estar suspendidos los derechos políticos electorales.

Los sujetos legitimados para solicitarla son: el Presidente de la República; 33 por ciento de integrantes de cualquiera de las cámaras; 2 por ciento de los ciudadanos de la lista nominal de electores.

No podrán ser objeto de consulta popular: la restricción de derechos; la materia electoral; temas de ingresos y seguridad nacional.

Con este mecanismo de participación directa se fortalece el sistema democrático; se amplían los derechos de participación en asuntos públicos de los ciudadanos; brinda legitimidad a los actos de gobierno y permite a los ciudadanos participar en la toma de decisiones.