Sin titubeos

Corazones puestos

Con una "oposición" que apenas merece considerarse como tal, para el próximo año, en el Estado de México se perfila una elección para gobernador en la que el priismo encontrará más resistencias en su interior, lo cual en otros procesos locales ha sido de un peso mayor que lo que hagan o dejen de hacer los adversarios.

Tal vez por estas condiciones el reloj político, que hace tiempo perdió las manecillas, ha permitido que un sinfín de "corazoncitos" se digan, velada o abiertamente, puestos para lo que se ofrezca.

En esta ocasión y con tiempo de sobra para barajar, en el priismo se deslizan nombres de aquellos y aquellas cuyas carreras pueden cubrir las aspiraciones.

Las mujeres tienen un espacio importante, muy raro en estos ejercicios. Las senadoras María Elena Barrera Tapia, Ana Lilia Herrera Anzaldo y la diputada federal y secretaria general del PRI nacional, Carolina Monroy del Mazo. Todas tienen en común haber sido alcaldesas –Toluca y Metepec– y que han fortalecido los cuadros priistas femeninos como no se había visto en otros tiempos.

En la otra acera, la varonil, se cuenta al diputado federal Alfredo del Mazo Maza; al secretario general de Gobierno, José Manzur Quiroga; al titular de Infraestructura, Erasto Martínez Rojas; al secretario de Salud, César Nomar Gómez Monge. Por el lado del gabinete federal: el secretario de Hacienda, Luis Videgaray; el de Educación, Aurelio Nuño Mayer; de los subsecretarios Luis Miranda Nava (Gobernación) y Ernesto Némer (Desarrollo Social); Carlos Iriarte Mercado, dirigente del PRI en la entidad y Alfonso Navarrete Prida, quien también hace ruido.

Todo es especulación, como también el hecho de que todos saben que el gobernador Eruviel Ávila Villegas está entre los posibles para suceder a Enrique Peña Nieto, y lo que se perfile aquí tal vez influya en la decisión para el cambio en la gubernatura.

En la oposición, los principales adversarios podían manejar una cartera considerable con nombres relevantes, pero la fuente de producción de cuadros se ha secado.

Por el PAN alza la mano el legislador federal Ulises Ramírez, quien esta vez, a diferencia de 2011, no parece que vaya a dejar libre el camino. Los alcaldes Enrique Vargas del Villar (Huixquilucan) y Edgar Olvera Higuera (Naucalpan) no habrán consolidado sus gobiernos a la hora de las "definiciones" y se ve complicado que el panismo acepte algún "petardo" nada más para salir del paso.

En cuanto a la izquierda, Morena apunta a su ex candidata en 2005, Yeidckol Polevnsky o a su ex abanderado en 1999 y actual alcalde de Texcoco, Higinio Martínez. Mientras que la quiniela en el PRD está por el legislador local y ex munícipe de Nezahualcóyotl, Juan Hernández Zepeda o el senador Luis Sánchez, también ex edil de la tierra del famoso Coyote Hambriento.