Sin titubeos

Cambios: Otra lectura

Un poco más que movida estuvo la escena política en el Estado de México. Cambios a granel en el gabinete del gobernador Eruviel Ávila Villegas. A casi tres años de su mandato, nuevos refuerzos motivan lecturas que buscan en el pasado una explicación y otras más han visto en ello una supuesta merma de actuación en el titular del Poder Ejecutivo.

Pero el origen de los nombres, vínculos, historial en el quehacer político, permiten decir que esto obedece a un calculado "cierre de filas" por parte de la clase política en el poder para evitar alguna "sorpresa" en los resultados de las elecciones intermedias. El PRI no se puede dar el lujo de perder posiciones en el estado natal del presidente Enrique Peña Nieto.

El fin es fortalecer, respaldar la gestión, antes que minarla o "secuestrarla", como se ha querido hacer creer. Hay algo en común en estas posiciones: son más políticas. Ahí, están de los mejores operadores.

La llegada de José Manzur Quiroga a la Secretaría General de Gobierno lo resume: maniobrero principal de las políticas financieras del presidente Peña, lo fue también para minar la influencia de la oposición, la del PAN, cuando este partido se encontraba en la cumbre del ejercicio del poder público, con la bancada local más numerosa de su historia que terminó fracturándose y nutriendo la fracción de diputados Independiente.

Hoy, uno de esos ex diputados independientes -Aarón Urbina- es el presidente de la Junta de Coordinación Política. Manzur, relevo de Efrén Rojas, fue activo operador del entonces coordinador de diputados locales Isidro Pastor Medrano -hoy secretario de Desarrollo Metropolitano-.

"Sin regateo, con respeto, le afirmo que usted no está solo en la cruzada en busca la grandeza del Estado de México; lo acompañamos su gabinete de trabajo, reconociendo a nombre del mismo, que se ha hecho mucho pero falta mucho por hacer; nosotros debemos acreditar con dichos y con hechos resultados; debemos ser la voz pública y privada del doctor Eruviel Ávila Villegas, expresando con energía que en el Estado de México todos somos Eruviel".

Esto dijo Manzur cuando asumió el cargo; pero no es la primera vez que se ha expresado así en torno del gobernador, lleva meses haciéndolo, y esto, parece, no se ha observado.

Este es sólo a un caso, el más emblemático, pero en los demás movimientos se encontrará algo similar: relevos en áreas en las que, primordialmente, se requiere de un despliegue de actividad política más intenso, acorde a las circunstancias presentes y de las que vendrán.

Esto último es de gran relevancia pues en la gubernatura y en la presidencia de la República se anticipan a escenarios de eventual adversidad en los comicios intermedios, generados por la situación económica y la inseguridad.

Por ello la llegada de Manzur Quiroga, la de Alejandro Jaime Gómez Sánchez a la Procuraduría de Justicia (allegado al comisionado para Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes); la de Arturo Osornio Sánchez a la Sedesol (titular de Sedagro con Arturo Montiel y Enrique Peña); Heberto Barrera Velázquez al Consejo de Infraestructura y Desarrollo Social (ex presidente del PRI). Y viene más.