Sin titubeos

Alebrestados, a esperar

Por obvias razones, lo que suceda o deje de suceder en el Estado de México genera ecos de resonancia que trascienden el ámbito local y que, obvio, no pasan inadvertidos a la hora de entrarle a eso que en comederos, cafés y mesas de perfil académico llaman "análisis político" o discusión de la cosa pública.

Pues bien, sea cual fuere el origen del interés, ya sea por el de quien actualmente detenta el Poder Ejecutivo Federal o por los más de 15 millones de vecinos, traducidos en otros tantos millones de problemas, la entidad va a seguir siendo objeto de tema durante un buen rato.

Y esto porque, si como se dice en la teoría de los medios, el medio es el mensaje, a últimas fechas se han girado envíos por canales imposibles de ignorar.

El más claro es que, si se ve la postura del diputado federal José Manzur Quiroga, uno de los principales operadores del presidente Enrique Peña Nieto en la entidad, es que los alebrestados por la supuesta partida del gobernador Eruviel Ávila Villegas tendrán que esperar hasta 2017.

Manzur Quiroga, cabeza de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso Federal y secretario de la de Hacienda y Crédito Público; es decir, de aquellas áreas donde se hornea el pastel del presupuesto federal y se cocinan las partidas extraordinarias a las entidades, ha ofrecido algunas pinceladas heráldicas: que para este 2014 se consiguió 40 por ciento más de recursos para la entidad, que este año se va a dar un despegue en cuanto a obras e inversiones, que van a trabajar de manera coordinada con el gobernador Eruviel, que si esto, que si aquello.

Y todo con Ávila Villegas al frente del Ejecutivo estatal, en forma reiterada y como para acusar recibo.

¿Alguna vez hubo la intención de que, una vez cumplido el plazo constitucional de dos años, Ávila Villegas fuera sustituido sin mediar más que una designación vertical o de grupo, enmascarada con acuerdos entre fuerzas partidistas?

No es posible sostenerlo, pero en el río se hizo correr agua a raudales en ese sentido. En no pocos espacios se asomaron expresiones relamiéndose los bigotes, como el cazador que tiene listo el lance contra su presa.

Lo que sí es posible decir es que han sido muchos los mensajes por las vías "institucionales" que apuntan en dirección opuesta al cauce del citado afluente. Esto es lo que no podría pasar inadvertido.

De modo que las "legítimas aspiraciones" deberán calmar sus nervios y esperar el curso de los tiempos.

Con tantos problemas que hay en la entidad, sobre todo en materia de desempleo y de inseguridad, lo más sano es ponerse a trabajar y buscar áreas para generar beneficios a toda la sociedad, antes que atrincherase en el ruedo con golpeteos o zancadillas.

Según se sabe, la situación política en los términos mencionados no hizo mayor mella en el ánimo del gobernador, y quizás ahora su semblante más relajado obedezca a que este año podrá disponer de cuantiosos recursos para fortalecer a su administración y cumplir con los compromisos pendientes.

Y más vale que así sea porque ciertamente hay franjas de la población que no pueden esperar la solución de sus problemas por más tiempo, y ya se sabe que cada elección representa una oportunidad para cobrar facturas y 2015 está ya muy cerca, con elecciones federales y locales.