La violencia escolar en nuestros días

Carolina Mireya Esquivel

En la familia, los niños aprenden valores como el respeto, el amor, la amistad, la convivencia, la tolerancia, la empatía, entre otros. Los valores y principios que aprendan durante su desarrollo les servirán como modelo de formación en su vida adulta. Si dentro del núcleo familiar existe violencia, el niño aprenderá a ser agresivo y violento, lo cual se convierte en un problema que se transmite de generación en generación. Si los menores son educados en un ambiente de intolerancia, resentimiento, abandono, maltrato y violencia es probable que repitan la misma conducta, por ello, la prevención de la violencia comienza en la familia.

La violencia escolar subsiste en nuestros días, y ante la existencia de este fenómeno social, es importante centrar nuestra atención en dicha problemática, que en diversas ocasiones también es generada por la discriminación a causa del origen étnico, el sexo, la desigualdad económica, las diferencias religiosas, entre otras

Es una conducta que provoca amenaza o sometimiento grave y puede ser física, sexual, verbal o psicológica, perpetrada hacia un menor.

La violencia escolar y las formas de prevención son un tema obligado para las autoridades educativas que deben de trabajar para resolver un problema tan relevante en nuestra sociedad, sobre todo, asegurar y procurar la integridad física, psicología y emocional de los menores. También es necesario, que los docentes estén capacitados y en condiciones de reconocer los indicadores que permitan detectar la situación de violencia para erradicar esta grave situación, ya que conviven con los alumnos y son quienes deben de motivarlos para cuidar y respetar su propio ámbito escolar, así como incluir la difusión de valores, pláticas y videos relacionados con este fenómeno social también denominado bullying.

El nivel de agresividad y violencia ha crecido notablemente en los últimos años; ante esto, la prevención siempre resulta importante.

Poner en marcha medidas apropiadas que impidan interacciones violentas entre los educandos es una tarea que debemos encarar como sociedad para llegar a la solución que ponga fin a este problema.