La moda afecta la identidad de los jóvenes

Georgina Acosta Ríos

La influencia de la moda empaña el crecimiento biopsicosocial de los jóvenes, ya que por lo regular están pendientes de cómo los visualiza la sociedad, especialmente están preocupados por su aspecto físico y sobre todo por la imagen que reflejan, esto provoca problemas emocionales y los mantiene en un estado de tensión.

La juventud actual busca una identidad, como lo sostiene la psicóloga Luz María Huerta, al señalar que: "en la actualidad los jóvenes son más propensos a ser influenciados por patrones de moda debido a que se encuentran rodeados de diversa publicidad dirigida hacia ellos", en efecto este entorno los impacta de tal modo que adoptan conductas a fin de pertenecer a ciertos grupos de la sociedad.

Sin embargo, aunque no está mal que por afinidad de caracteres, los jóvenes busquen reunirse en grupos, el problema surge cuando se desarrolla una identidad negativa que lejos de situarlos en conjuntos de personas cuyo fin sea buscar el bienestar y alejarse de un estado de peligro, los coloca justamente ahí.

Hoy por hoy, los jóvenes se encuentran inmersos en diversas problemáticas que los desestabilizan como el alcoholismo, drogadicción, violencia en el noviazgo, deserción escolar, trastornos alimenticios, embarazos a temprana edad, el bullying, problemas emocionales, entre otros que les aqueja distrayendo sobre todo su desarrollo educativo, profesional, laboral y social.

Y es que el ideal actual de los jóvenes se centra en estar en el nivel del "grupito" que trae el mejor celular, reloj, carro, ropa de marca, bolsa, zapatos, jeans, en fin, vestirse como los artistas, los deportistas o héroes ficticios del cine o la televisión; o bien, actuar como las figuras públicas del momento, prácticas que adquieren a través de los medios de comunicación como la televisión, internet, medios publicitarios, en donde buscan modelos y estilos, siendo éstas son cuestiones meramente materiales que hacen que nuestra juventud pierda de vista lo que realmente es importante de una persona, el valor que se da a sí mismo, más no por cuestiones vanas que son simplemente materiales y que se desechan por considerarse temporales, de moda.

Nos damos cuenta que estos panoramas ponen en crisis a la juventud, en consecuencia, sirvan estas líneas para hacer un atento llamado a los jóvenes mexiquenses, para que se acepten como son, sin importar si son altos, bajos, chinas, lacias, estéticos o no, etcétera; pero que la moda no sea motivo para que afecte su imagen, su identidad, y sobre todo para que se den la oportunidad de ver que tan maravillosos son sin la ayuda de ninguna moda para llamar la atención.