Una experiencia de impacto en la niñez mexiquense

Tanya López González

Desde hace más de quince años, un ejercicio que sin duda tiene impacto en la niñez es el Encuentro Parlamentario Mexiquense de las niñas, los niños, las adolescentes y los adolescentes que anualmente realizan el gobierno, la Legislatura, la Comisión de Derechos Humanos y el Instituto Electoral, en el marco del Programa de Valores por una convivencia Escolar Armónica, en donde participa la comunidad estudiantil del sistema educativo estatal.

Este ejercicio parte de un punto clave que es la figura del Poder Legislativo mexiquense, el cual está conformado por una asamblea de 75 diputadas y diputados, de los cuales, 45 son electos por mayoría y 30 por representación proporcional, designados cada tres años.

En este sentido, los infantes eligen a 75 diputadas y diputados infantiles, quienes los representarán en la legislatura, encuentro en donde se reúnen para trabajar a través de las diversas comisiones y llevan sus propuestas a la asamblea; el ser legislador o legisladora a temprana edad fomenta ese espacio de liderazgo y de actuar diario en su contexto social, a través de propuestas que ellas y ellos realizan apoyados por la planilla escolar de la institución educativa en donde estudian, en la cual proyectan sus ideas y recopilan las de sus compañeros para posteriormente expresarlas en su espacio, con la finalidad de contribuir con acciones para un entorno libre de violencia y discriminación, en donde la base sea la práctica de valores y del respeto de los derechos humanos.

Este proceso de elección se lleva a cabo conforme a tres etapas: por escuela, por zona escolar y por región o distrito, en donde las alumnas y los alumnos participan con temáticas que versan sobre valores democráticos para una convivencia sana, la tolerancia, el valor de la aceptación a la diversidad, gestión de conflictos de manera pacífica y derechos humanos; posteriormente, ellos realizan una votación para elegir quien los representará en la siguiente etapa.

Sin duda las expresiones son tan diversas y enriquecedoras al contener elementos reales que bien pudieran llevarse a cabo, ideas que son la voz de nuestra niñez mexiquense que le pide a la sociedad actuar para generar un cambio social que beneficie a todas y todos los integrantes de nuestra entidad; voces que el día de mañana serán quizá nuestras futuras y futuros legisladores.