El derecho a la salud, una obligación de todos

Mariana Escobar Salgado

El derecho a la salud se refiere a que la persona tiene como condición innata gozar de un medio ambiente adecuado para la preservación de su salud, el acceso a una atención integral y un trato digno.

Este derecho es inalienable y aplicable a todas las personas sin importar su condición social, económica, cultural o racial y para que puedan ejercerlo se deben considerar los principios de accesibilidad y equidad.

El derecho a la salud significa que los gobiernos deben implementar las medidas que permitan a todas las personas vivir lo más saludablemente posible, incluyendo la disponibilidad garantizada de servicios de salud, condiciones de trabajo saludables y seguras, vivienda adecuada y alimentos nutritivos. El derecho a la salud no debe entenderse como el derecho a estar sano.

Este derecho está consagrado en tratados internacionales y regionales de derechos humanos y en las constituciones de países de todo el mundo, como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966; la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer de 1979 y la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989, entre otros.

En México, el artículo 4 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos establece que toda persona tiene derecho a la protección de la salud. Contempla derechos importantes estrechamente relacionados como el derecho a la alimentación, al agua, a la vivienda, a un ambiente limpio y sano, a los derechos del niño, entre otros.

De tal manera que es obligación del Estado acabar con las muertes maternas prevenibles; adoptar medidas para luchar contra los crecientes niveles de obesidad infantil y sobre todo investigar acerca de las tendencias recientes en la esperanza de vida y las muertes prematuras. Es responsabilidad de todos realizar un trabajo exhaustivo en la prevención, por mencionar algunas medidas preventivas: acudir regularmente al servicio médico para un chequeo general, a los menores aplicarles sus vacunas en tiempo y forma, tener una buena alimentación, evitar el sedentarismo y practicar actividades físicas.

Nuestro derecho es que se nos brinde un sistema de salud digno y completo, pero nuestra obligación es la prevención.