A quién corresponde la defensa de los derechos humanos

José Juan Hernández Martínez

Hacer conciencia en la sociedad de que la transmisión de la cultura de respeto a los derechos humanos, corresponde tanto a los organismos públicos creados para ello, a las organizaciones civiles, pero sobre todo, a cada uno de los individuos.

Si bien es cierto, los organismos públicos protectores de los derechos humanos fueron creados para cumplir con dos objetivos sustanciales: el primero, para proteger y defender los derechos humanos que ampara el orden jurídico mexicano a nuestros connacionales y extranjeros que se encuentren en el territorio; así como los contemplados en instrumentos internacionales de la materia y, el segundo, para su promoción, observancia, estudio y divulgación, también lo es que a dicha actividad se han sumado organizaciones civiles y no gubernamentales pro derechos humanos; actividades que no son privativas de éstas y, pese a los esfuerzos realizados, no se ha logrado el objetivo consistente en el respeto cabal e irrestricto de esos derechos fundamentales.

Es evidente que algunos miembros de la sociedad se tornan ajenos a la situación de que son titulares de esos derechos, haciendo a un lado su deber de contribuir y reforzar esa labor, y no dejar esa responsabilidad a dichos entes, bajo la creencia que es obligación única y exclusiva de los organismos antes citados.

Es importante destacar que para defender esos derechos es necesario primeramente conocerlos, saber en dónde se encuentran establecidos, para hacer exigible su cumplimiento al Estado.

En nuestro país, los derechos humanos se encuentran previstos en la parte dogmática de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en los tratados internacionales de los que México es parte, en concordancia con lo establecido en el artículo 133; así, tenemos, por ejemplo, La Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las formas de Discriminación Racial, entre otros.