La calidez familiar en fechas decembrinas

Tanya López González

¡Comienza la fiesta!, el árbol, las esferas, la corona, las luces, el Nacimiento, el ponche, los aguinaldos, las piñatas y los adornos dan color a esta época decembrina, temporada que nos invita a reflexionar sobre la importancia de la familia, de los proyectos y propósitos venideros para 2014.

Diciembre, último mes, espacio de serenidad y reflexión personal y familiar, que se plasma en un sentir lleno de luz y tono, haciéndose presente en el espíritu de paz y amor, así como en el deseo de vivir en armonía; debiendo ser éste un propósito que perdure todo el año: aún hay tiempo de que plantearnos que sea así en el que está por venir. En ello, hay un ingrediente muy particular: la comunicación familiar como un factor imprescindible para un ambiente tendiente a la concordia, elemento fundamental en toda relación y en estas fiestas decembrinas.

Período que sin lugar a duda fortalece las relaciones familiares, pero también nuestra identidad cultural, con la práctica de las tradiciones que forman parte de nuestro patrimonio, entre las que destacan las posadas y las pastorelas; expresiones arraigadas que alimentan el sentido de estas fechas propicias para detenernos en la importancia de cultivar valores íntimamente relacionados con los derechos humanos, como el amor, la honestidad, la tolerancia, el respeto, la amistad, la fraternidad y la unión, mismos que debieran surgir en la práctica cotidiana, dentro y fuera del círculo familiar.

Rescatemos juntos el sentido de lo original para que el amor puro y desinteresado perdure en nuestros corazones, y de este modo comencemos con una energía renovadora para que el año venidero esté lleno de éxitos. Invito, pues, a los lectores a disfrutar de las fiestas, así como a trabajar en el respeto de los derechos humanos y el cultivo de los valores desde la familia; para ello, recomiendo consultar la página electrónica de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), donde encontrarán información valiosa para comenzar por reflexionar rumbo a un próspero 2014.