El arte de comunicar bien

Jorge Olvera García

Jorge Olvera García

Dijo Horacio Zúñiga que quienes obran mal, temen a los que hablan bien. Esta máxima acude a los vericuetos de la sociedad con gran pertinencia; en estos tiempos de saturación de la mercadotecnia política, en donde importa más la masificación del mensaje, que el contenido sustantivo del mismo, debemos replantearnos la calidad de la comunicación de la política.

Hermann Heller describió a la política como la coordinación de la cooperación social dada en un territorio determinado, y en consecuencia la difusión de todas estas acciones corresponde a la comunicación política. La masificación, producción y distorsión de la misma con fines electorales, es lo que podríamos entender como mercadotecnia política.

Uno de los graves riesgos de la democracia es precisamente la mercantilización de la política; la materialización teórica de este fenómeno ha sido definida por Aristóteles como la crisis de la República, en donde un grupo político busca acceder al poder a costa del miedo, de la fabricación de emociones y del aprovechamiento de las necesidades más sentidas de la sociedad, para ofrecer, con base en ellas, nuevas condiciones inmediatas de vida, aunque sean insostenibles e intransitables.

En aras de posicionar un interés propio, se sacrifica el bien colectivo; se promete lo fácil y se le envuelve en oropel mercadotécnico para consumo masivo del elector urgido de promesas. La demagogia es lucrar con la esperanza.

Hoy más que nunca nos corresponde retrotraer las lecciones de Zúñiga para no solamente hablar bien en términos estéticos, si no comunicar bien, defender el contenido de lo que se dice y asumir la plena responsabilidad de lo dicho cuando se habla de frente al pueblo.

Quien no sabe hablar, no sabe hacer el bien.

Hoy comienzo una nueva aventura editorial, misma que agradezco a Grupo MILENIO y a todos aquellos que me den la oportunidad de llegar a las fibras de su inteligencia, a través de estas humildes líneas. Espero no fallarles.

Saludos a mis Potros, espero que se estén preparando para otro gran torneo, nos vemos en el estadio.