Violación a los derechos humanos por el desconocimiento del autismo

Mireya Miranda Carrillo

En los últimos años hemos escuchado hablar mucho del autismo, el nombre correcto de esta alteración es "Trastorno del espectro autista", el cual es definido como un desorden del desarrollo que aparece en los primeros tres años de la vida y afecta el desarrollo cerebral normal de las habilidades sociales y de comunicación, generalmente, dura toda la vida y no distingue grupo racial, étnico y social. Es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas.

Desafortunadamente, las personas con autismo se enfrentan a la discriminación social, laboral e inclusive, familiar, debido a que no conocen cómo tratar este trastorno. Esta discriminación o estigmatización se origina desde los primeros años de vida; sin embargo, las personas con autismo tienen un enorme potencial. La mayoría tiene extraordinarias habilidades visuales, artísticas o académicas, lo que debería alentar al sector laboral para considerar su contratación.

Así, el 27 de noviembre de 2007, la Asamblea General de Organización de las Naciones Unidas adoptó una resolución que declara el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, cuyo fin es mejorar la calidad de vida de los niños y adultos autistas para que puedan tener una vida plena y digna. Adicionalmente, existen una serie de instrumentos internacionales que protegen los derechos de las personas diagnosticadas con este trastorno específicamente, la ONU emitió en diciembre de 2012 la Resolución 67/82 que se refiere a la Atención de las necesidades socioeconómicas de las personas, las familias y las sociedades afectadas por los trastornos del espectro autístico, y las alteraciones del desarrollo y las discapacidades conexas. Inclusive el Parlamento Europeo adoptó en 1996, la Carta de Derechos de las personas con Autismo, lo que nos da más herramientas para garantizar el respeto de sus derechos.

Para finalizar, como sociedad y como Estado es nuestra responsabilidad observar el llamamiento a la plena integración social de las personas con autismo que el secretario general de la ONU nos hace, toda vez que las personas con este trastorno son parte de nuestro mundo.