Reforzar valores debe ser prioridad en este 2014

Jessica Mariana Rodríguez Sánchez

Dar un concepto de lo que es "valor" resulta difícil por la variedad de significados que tiene; sin embargo, podemos deducir que un valor se refiere a alguna cosa que consideramos de suma importancia, como su nombre lo indica, que es valioso y que hasta cierto punto se puede llegar a practicar para lograr un bienestar, tanto personal como social.

Los valores están implícitos en nuestra forma de pensar, de actuar, de socializar, que hasta cierto punto, se transmite de generación en generación como una cultura.

Como bien sabemos, algunos valores son el amor, la amistad, la comunicación, la confianza, la constancia, la paz, la justicia, la libertad, la tolerancia, la solidaridad, el respeto... pero ¿cómo conocimos los valores?, ¿quién dice que está bien practicarlos?, ¿por qué se insiste en educar con valores?

El ser humano en el transcurso de su vida atraviesa por diversas etapas, muchos psicólogos comentan que los infantes son como esponjitas porque absorben todo y aunque pareciera que lo hacen por imitación, son tan listos que muchas veces realmente comprenden lo que hacen.

Así, el ser humano al ir creciendo aprende y conoce los valores, primero en su casa, con su familia; después, al ir a la escuela aprende y conoce de los profesores; para simultáneamente, al convivir en una sociedad, aprende y conoce de ésta.

Entonces por lógica, la primer institución en donde nace el conocimiento es en el hogar, la familia; los padre son los primeros en enseñar los valores al decirles por qué está mal golpear a otra persona, por qué está mal tomar algo que no le pertenece, por qué está mal decir mentiras, etcétera.

Puntualizo, no se debe caer en ser padres permisivos pensando que los niños por ser niños no saben lo que hacen, y mucho menos se debe caer en el otro extremo de ser padres violentos que golpean y laceran la integridad del pequeño por las conductas malas que realice.