Prevención y combate a la violencia familiar: tarea cotidiana de la Codhem

Etehel Servin Aranda

La violencia familiar es una práctica que lamentablemente persiste en nuestro país. El Estado de México, como la entidad más poblada, nutre buena parte de los números rojos; sin embargo, también vale la pena mencionar los esfuerzos que este organismo realiza en el afán de combatirla y prevenirla.

Podemos diferenciar las prácticas que se enfocan en la prevención de aquellas que tratan de evidenciar la violencia y combatirla. En las primeras encontramos las actividades educativas, es decir, aquellas que se encaminan en fomentar entre las personas una cultura de reconocimiento, protección y respeto a cada uno de los integrantes de la familia. En este contexto tenemos que las acciones se traducen en: pláticas, cursos, talleres, foros y demás medios preventivos.

Por otro lado, las acciones que combaten de manera directa la problemática son las declaraciones francas que reprueban la violencia familiar, así como dípticos, artículos de revista, recomendaciones, declaraciones, entrevistas y demás ejercicios que son conductos empleados para abordar y denunciar el problema.

Otro ejemplo de acciones lo encontramos en la atención y asistencia jurídica y psicológica que proporciona el departamento de Atención a Víctimas del Delito, pues sus funciones se centran en acompañar a las personas en los diversos procesos que desarrollan ante las instancias adecuadas.

En este punto, cabe aclarar que la comisión no patrocina juicios, es decir, no lleva a cabo representación jurídica. Pero, sí se cerciora de que las instituciones no obstaculicen, condicionen o nieguen el servicio requerido.

Por todo ello, resulta importante dar seguimiento a las acciones promovidas por las víctimas, a efecto de que los servidores públicos de fiscalías, centros de justicia, agencias del ministerio público, y más, lleguen a resultados precisos, donde se sancione a los responsables de la violencia. Sólo en la medida en que se aplica la ley, las víctimas tienen certeza de que hechos como los que denuncian no volverán a ocurrir. Esto se denomina garantía de no repetición y se describe, por organismos internacionales, como parte del derecho de reparación y donde la Codhem se halla en constante trabajo para combatir y prevenir la violencia.