Mobbing, un problema social que destruye

El acoso laboral es un problema que ha existido siempre, no obstante, las cifras parecen haber incrementado considerablemente en los últimos años. El mobbing puede definirse como toda conducta abusiva realizada de forma consciente, repetitiva y premeditada, que atenta contra la dignidad e integridad psicológica o física de la víctima, cuyo objetivo principal es conseguir que abandone su puesto de trabajo o afectar su clima laboral.

Existen cifras que indican que entre 10 y 15% de los trabajadores en activo sufren acoso laboral; estudios más moderados indican que una de cada cuatro personas está en riesgo de sufrir acoso en algún momento de su vida profesional. A estas cifras habría que agregar a las personas que sufren de mobbing sin saberlo, o que estando consiente del problema no lo han denunciado.

Algunas de las causas principales que originan este problema son la envida y la competencia profesional. Contrario a lo que pudiera parecer, la mayoría de las víctimas de mobbing suelen ser personas brillantes y competentes en su trabajo, con un elevado nivel de ética y sentido de responsabilidad; es decir, cuando el mobby o acosador molesta a una persona no lo hace porque sea incompetente sino porque considera que es una amenaza para su vida profesional. Las personas que no destacan, que hacen mal su trabajo o que carecen de cualidades personales y sociales no suelen ser un desafío para los acosadores ya que este tipo de personas despiertan por sí solas el rechazo de sus compañeros de trabajo o el desagrado de sus superiores.

El mobby suele ser una persona insegura, con falta de empatía, incapacidad para las relaciones interpersonales, pero con habilidades para la retórica y la seducción. En un primer momento suelen hacer uso de estas habilidades para ganarse la confianza de la víctima y posteriormente atacar. En la mayoría de los casos el mobby es un jefe apoyado por varios seguidores, o bien, un compañero del mismo nivel laboral que la víctima; sólo en un mínimo porcentaje, el acoso se da de un subordinado hacia un superior jerárquico.

El acoso laboral es un problema que puede ocasionar trastornos postraumáticos en sus víctimas, de igual forma, los problemas emocionales, la depresión y la ansiedad suelen ser consecuencias comunes. El mobbing no es una cuestión de juego, su poder destructivo suele ir en aumento, al dejarlo crecer puede convertirse en una amenaza grave, por ello, si eres víctima de acoso en tu trabajo ¡denúncialo!