¿Igualdad o equidad de género?

Marcela Esther Mendiola Quintos

Igualdad y equidad son conceptos diferentes aunque se han manejado como sinónimos, se deben analizar ya que son consideraciones que poseen notas distintivas y aplicaciones disímiles.

La igualdad en el principio aristotélico dispone tratar a los iguales de modo igual, y desigualmente a los desiguales, en la actualidad se concibe como la ausencia a que algún ciudadano tenga trato preferencial a la luz de la ley, esto es además un derecho que por naturaleza poseen todos los hombres y su objeto es llevar a los gobernados a un plano de seguridad jurídica que erradica situaciones de desigualdad en todo tiempo y bajo cualquier circunstancia, con excepción de aquellas que puedan justificarse en la ley.

En sentido estricto, la igualdad parte de la idea de dar un trato idéntico, haciendo caso omiso de las diferencias existentes por motivos biológicos, psicológicos, intelectuales, económicos, políticos, etcétera; mientras que la equidad parte del supuesto de que existen serias desigualdades en el orden de lo real, por ejemplo, hombre y mujer son por naturaleza diferentes; siendo que este principio atiende a las características y circunstancias de cada individuo, por lo que en donde existe la equidad, hay también la justicia.

Debemos saber que la igualdad entre hombres y mujeres no existe en realidad, esto es así debido a que poseen características biológicas distintas y roles diversos, es por eso que en un término de mayor evolución conceptual aparece la equidad de género. La perspectiva o equidad de género pretende que se consideren estas diversidades dando así a cada uno el tratamiento y acceso a derechos que en el caso particular requieren.

Lo anterior no puede traducirse en tratar igual a todos, puesto que no nos encontramos en las mismas condiciones y esto sería injusto, no obstante, cabe aclarar que los derechos humanos son iguales para todos, al menos formalmente, pero se requiere de su especificidad para hacer visible la distinta forma en que impactan las violaciones a unas y a otras personas.

Cuando se habla de derechos de las mujeres no se trata de establecer un catálogo distinto, o la idea de superioridad, sino de hacer visibles los contrastes y aspectos en los que se ven más desfavorecidas a fin de lograr la igualdad en el plano formal y material, como menciona HannaArendt "todos tienen derecho a tener derechos".

México es un país que todavía lucha contra la diversidad que marca las diferencias de tipo sexuales, religiosas, étnicas, ideológicas, políticas, entre otras, mismas que son señaladas como inaceptables por considerarse actos de discriminación.

Centro.estudios@codhem.org.mx