Día Nacional de las Niñas y los Niños

Azael Arias García

Más que el futuro del mundo, los niños componen una tangible realidad en nuestra sociedad, en consecuencia, es obligación del Estado favorecer su desarrollo integral, colaborar en su sano crecimiento, otorgar la posibilidad de que cada infante asista a instituciones educativas adecuadas y, fundamentalmente, brindarles protección y seguridad; condiciones indispensables que en conjunto harán posible el disfrute de una vida plena.

La Declaración de los Derechos del Niño en 1924, cuyo propósito se centró en contribuir a que todo niño tenga una infancia feliz y goce de sus derechos y libertades esenciales, motivó en México a instituir el 30 de abril como Día Nacional del Niño. A unos días de su remembranza es necesario concienciar a padres, hombres, mujeres, autoridades y gobiernos, e incluso a los propios niños, para que centren sus esfuerzos en reconocer los derechos de cada infante, al mismo tiempo se sumen en la lucha por su vigencia, respeto, exigibilidad y protección.

¿Te suenan familiares éstas palabras? Cuando sea grande quiero ser bombero para salvar a mucha gente; yo quiero ser doctor para curar a los niños enfermos; a mí me gustaría ser policía para atrapar a todos los ladrones; yo voy a ser presidente de México para cambiar a mi país; yo sólo quiero ser como mi papá, y yo como mi mamá... ¿ilusión, inocencia, ocurrencia o sencillamente aspiración?

La realización de cada propósito que anhela un niño depende en gran medida de factores externos a sus capacidades y posibilidades intelectuales y físicas, en principio, repercuten directamente las características y condiciones del hogar en el que crece; asimismo, la educación que recibe representa el cimiento que permitirá optimizar su desarrollo, desde luego, en esa etapa adquieren, asimilan y reciben los elementos indispensables que definirán su personalidad.

El Día Nacional del Niño debe tatuar nuestro compromiso frente a la niñez de reconocer los derechos que les corresponden y garantizar su pleno desarrollo por tratarse de un grupo especial en quien depositamos no sólo el futuro sino, desde ahora, el presente de nuestra sociedad. ¿A qué aspirabas cuando fuiste niño?