Día Internacional de las Víctimas del Holocausto

José Alberto Reyes Bedolla

En noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución para designar el 27 de enero como el Día Internacional de Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Los horrores a los que más de 6 millones de judíos y de otros grupos fueron sometidos, son una triste remembranza que demuestra a cabalidad la dirección hacia la que nos conducen los sistemas totalitarios.

Esta atrocidad, que en palabras simples no podemos relegar al pasado y olvidar, dio lugar a la creación de la ONU y naturalmente a promover la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que señala como mandato fundamental: el respeto de los derechos humanos sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión.

La referencia a la pérdida sistemática de millones de vidas que describen la imborrable magnitud de este hecho, prevalece en numerosos países que pretenden infundir la idea de que los derechos humanos son conquistas sociales y, en consecuencia, al transmitirlos es posible reforzar las nociones de responsabilidad, participación e inclusión. Estos elementos que debieran caracterizar a los regímenes democráticos, constituyen un aporte fundamental para la consolidación de una nación justa, social y económicamente desarrollada, equitativa y compuesta por ciudadanos activos cuya responsabilidad se fortalece a partir de su reconocimiento como partícipes de un pasado común.

En este contexto, el Estado y sus instituciones adquieren un rol protagónico en la tarea de garantizar la protección de los derechos humanos, y más aún porque todavía no podemos asegurar que hemos sido completamente liberados del odio, intolerancia y racismo o de las probabilidades de su repetición. La reflexión en torno al Holocausto nos permite abrir una serie de interrogantes acerca de la comprensión y el respeto de la otredad en nuestras propias comunidades, la defensa y el respeto de la diversidad. En síntesis ¿por qué y de qué manera exigir que las sociedades y los gobiernos respeten los derechos humanos?