Derecho humano a la protección de datos personales

María del Rosario Mejía Ayala

Los derechos humanos son y deben ser observados y respetados por todas las instituciones públicas y privadas, dado que son la base de una convivencia social armónica dentro del Estado de derecho.

Uno de los derechos fundamentales que deben tomar en cuenta las instituciones es la protección de los datos personales de los ciudadanos. Es vital preservarlos incólumes ante la voracidad de la tecnología y las redes sociales, que hoy por hoy son el medio de comunicación global. Ante este panorama, se vulnera más el derecho a la intimidad de las personas. Por ello, la Reforma Constitucional en materia de Transparencia y Acceso a la Información respalda la protección de los datos personales como un derecho inalienable.

Para lograr hacer valer este derecho, los ciudadanos tenemos que ser agentes activos ante la arbitrariedad de las instituciones; para ello, debemos fomentar una cultura para proteger nuestros datos, así como hacer valer los derechos arcos, que son:

Acceso: solicitar y obtener información de nuestros datos personales, la finalidad de la base de datos, el origen, las comunicaciones o los intercambios de comunicación de los mismos.

Rectificación: solicitar la modificación de los datos personales que se consideren inexactos, o bien, que se encuentren incompletos respecto a la finalidad para la que fueron recabados.

Cancelación: cuando los datos no guardan relación con el ámbito de aplicación o la finalidad para la que fueron recabados o dejen de ser necesarios para la misma.

Oposición: tienen lugar si los datos personales fueron recabados sin consentimiento.

La Reforma Constitucional en materia de Derechos Humanos de 2011, con la incorporación del control de convencionalidad, el principio por persona y los deberes del Estado, en cualquiera de sus niveles de gobierno y en el marco de sus competencias, garantiza que nuestro derecho a la protección de los datos personales está sobre el mismo de acceso a la información; además de que toda instancia debe de promover, respetar y proteger los derechos humanos.