Comunidad, alternativa para el desarrollo

Red Social por Carlos Iriarte

Comunidad es el espacio público donde las acciones individuales buscan el beneficio de la colectividad. La comunidad alude a un gran acuerdo, a sentido de pertenencia y a esferas de convivencia en un entorno de diversidad. Su carácter incluyente está relacionado con el sostenimiento de un vínculo de comunicación entre los miembros por aquellas metas y objetivos que les son comunes.

En su Índice para una Vida Mejor, la OCDE ha establecido que la pertenencia a un grupo social o a una comunidad bien estructurada puede brindar apoyos a sus integrantes en todo tipo de circunstancia, facilitar el acceso a empleos, servicios y oportunidades materiales, así como incrementar la cohesión familiar y la acción preventiva en amplio sentido.

¿Cómo saber que tan comunitarios somos? Los dos indicadores más acreditados son el tiempo que se dedica a acciones altruistas y el nivel de confianza que los ciudadanos depositan en otra persona. Este último considerando es semejante al grado de cohesión social que el CONEVAL utiliza para medir la percepción sobre qué tan fácil o difícil es contar con el apoyo de redes sociales en caso de requerir ayuda frente a múltiples situaciones. Desde esta lógica, para la visión institucional, que pone el énfasis en la frecuencia y calidad de nuestras relaciones, la Comunidad se define como la magnitud de nuestra aportación al bienestar de las personas y qué tanto ellas contribuyen al nuestro.

Sin embargo, visto más ampliamente, el modelo de Comunidad, que tiene en el Comunitarismo y sus corrientes teóricas el fundamento más elaborado y consistente, procura el beneficio común y propicia el desarrollo. Me explico; el comunitarismo reconoce y defiende la articulación de las prácticas sociales más destacadas: colaboración, esfuerzo colectivo y solidario, respeto de la pluralidad y de la individualidad. En la construcción de comunidad, los gobiernos abren el diálogo y definen, conviniendo con sus interlocutores comunitarios, las prioridades de la colectividad. El objetivo es distribuir políticas de bienestar, estimular las vocaciones productivas y asegurar que la propia comunidad favorezca en potenciar las capacidades humanas y genere oportunidades. Esto entraña una visión fuertemente orientada hacia la participación ciudadana, a la educación fundamentada en valores y a la asociación con fines de intercambiar y cooperar.

De modo que el Comunitarismo, siguiendo los términos de Amitai Etzioni, al tener como fin último la "vía hacia una buena sociedad", es vigente y se constituye en una de las alternativas para el desarrollo.