Emprendiendo Con Sentido Humano

Narración transmedia

Hace todavía algunos años, hacer publicidad en medios masivos era algo sencillo para cualquier mecadólogo, sólo era necesario tener un diseño general y replicar esa misma idea a través de distintos canales: prensa, radio, televisión…En la actualidad, contar la misma historia en distintos medios es como tratar de hacer una llamada a través de un teléfono de pulso. ¡Es cosa del pasado!Lo que debemos hacer ahora es trabajar en enganchar a la audiencia y “sumergirla” en un mensaje, en una historia contada a través de la narración transmedia. Aquí, los clientes juegan un rol activo, por lo que los contenidos se diseñan de tal manera que éste sienta que necesita conocer más, ver más y participar más. 

En la narración transmedia la historia no se cuenta de manera lineal, sino que se dan distintas partes de la misma a través de distintos medios; los contenidos deben ser abiertos, muy ligados entre sí y sobre todo, sincronizados. Claro, hay un cierto grado de dificultad para el empresario al tratar de hacerlo. Primeramente, debe existir una planeación cuidadosa, que surge de un objetivo claramente definido. Se desarrollan también tiempos, medios y lo más importante, cómo se desarrollará la historia en cada uno de ellos.Hacerlo adecuadamente trae múltiples ventajas. Por ejemplo, la conexión emocional que se desarrollará será mucho más elevada, y como saben, sin emoción, no hay marketing. Con cada medio, la campaña adquiere un mayor nivel y una mayor fuerza. Aumentamos también las probabilidades de ser visto y que hablen de nosotros (a través de un Like, compartir, retwitt, etc.).

El cliente siente que conoce más de la empresa y al generarle nuevas experiencias con cada nuevo medio, se sentirá motivado y emocionado.Entre los retos, está que la campaña tendrá muchos puntos de entrada. Cada medio le permite al cliente interactuar y comunicarse con nosotros de distinta manera. Por ello, un “community manager” no caería nada más.Por último, hay que considerar la duración. Vaya, al trabajar con tantos medios y tomarse tanto tiempo en el diseño, no se trata de narrar una historia en 5 capítulos. Debe ser como las telenovelas: que enganche, que emociones, que cautive, que se le busque, que no se le deje, que sea larga y que se vea hasta el final.