Emprendiendo Con Sentido Humano

Comunicación corporativa en la era digital


Nos comunicamos igual hoy que 20 años atrás? Sin importar a quién se le pregunte, recibiremos la misma respuesta: NO.

En la actualidad contamos con más formas de comunicarnos. Además, todos los medios han evolucionado y ahora son mucho más rápidos, eficientes y diversificados.

Entonces, ¿por qué muchas organizaciones continúan tratado de comunicarse con sus clientes de la misma forma que lo hacían hace 20 años?

Incluso, muchas de las que sí han buscado esa transición a la era digital se enfrentan a otro problema: ¿cómo transformar lo tradicional en algo moderno, que rompa esquemas y genere impacto? Y es que, para los que no somos Generación Millennial, los no nativos de la era digital, el reto es doblemente grande.

En una entrega anterior había comentado sobre algunos medios de esta nueva era: la página web (que resulta fundamental), y como mínimo tener Facebook y Twitter. Pero son muchas las opciones y cada una conlleva un reto: Instagram, YouTube, Pinterest, Tumblr, MySpace, Google+, Blogger, Foursquare…  y hay más todavía.

Así que, antes de decidir qué medios utilizar debemos preguntarnos: ¿Qué medios atiende mi mercado meta? ¿Qué tanto sé utilizar eficientemente ese medio? ¿Qué presupuesto tengo?

En un momento dado, el presupuesto es lo de menos; afortunadamente, los medios digitales no requieren de inversiones millonarias. Aunque, no saberlos utilizar eficientemente hará que lo poco que tenemos se tire a la basura y peor aún si no tengo idea qué medios atienden mis clientes. Pero supongamos que ya pasamos de esa etapa y sabemos qué ven nuestros clientes, sabemos utilizar el medio y tenemos un buen presupuesto. Ahora sí, ¿qué sigue?

Bien, pues definir la estrategia de comunicación corporativa. Claro, este paso se puede hacer desde mucho antes, siempre considerando que en una organización, todo comunica. No es tan solo la publicidad, sino empleados, productos y en sí, todo: la propia conducta de la empresa.

Es por esto que unificar criterios para tener una comunicación corporativa clara, organizada, dirigida y con sentido es clave. Los medios digitales no funcionan por sí solos; es el conjunto de todas las actividades de comunicación de la organización lo que logra que las campañas funcionen.