Con el corazón…

Batear, lanzar, correr, atrapar y pensar.

El beisbol no debe ser un deporte tan complejo y confuso. Aquel equipo que pueda destacar en al menos un par de los cinco fundamentales rubros mencionados anteriormente, tendrá más oportunidades de ganar un partido; pero una Serie Mundial se juega bajo otro tipo de preceptos y de condiciones. La ronda de juegos por el título se enfrenta con emociones, con pasiones, con espíritu y por qué no, hasta con un poco de fortuna.

Boston y San Luis tienen muchas diferencias y muchas ventajas. Al final, el latido del corazón determinará el ganador.

¿Quién batea mejor? Los números de la temporada regular señalaban a un Boston implacable en ese departamento, pero durante la postemporada cambiaron esto y las Medias Rojas se dedicaron a hacer el llamado “beisbol pequeño”: esperar lanzamientos, realizar jugadas, robar bases y defender ventajas no muy holgadas.

El panorama de los Cardenales por otra parte no era tan certero tras la salida de Albert Pujols, pero la alineación agregó a veteranos como Carlos Beltrán y Matt Holliday. Otros nombres como Allen Craig, David Freese y Yadier Molina prometen ser importantes. Le doy una ligera ventaja a la ofensiva de Boston.

¿Quién lanza mejor? Aquí es donde la situación se torna más cerrada y difícil de pronosticar. La rotación abridora de las Medias Riojas es experimentada y poderosa en nombres, pero su cuerpo de relevistas funcionó a la perfección en los playoffs. Ellos fueron la base fundamental de la serie ante Detroit.

Por su parte, con Michael Wacha al frente, los Cardenales presumen una rotación joven y ganadora. Su bullpen también terminó siendo fundamental ante los Dodgers. La experiencia puede ser un tesoro preciado sobre la lomita.

¿Quién corre más? Jacoby Ellsbury ha robado seis bases durante la postemporada para ser el puntal de unas Medias Rojas con 11 estafas en total. Matt Carpenter levanta la mano por los Cardenales. Por la manera en que han explotado sus habilidades, me parece que Boston tiene fortaleza a la hora de imprimirle otro ritmo al juego.

¿Quién fildea mejor? La diferencia la puede marcar el catcher Yadier Molina. El puertorriqueño no solo está convertido en el mejor receptor de las Mayores, también ha sido un maestro a la hora de manejar a los jóvenes lanzadores de los Cardenales. Me parece que la columna vertebral de las Medias Rojas, con Drew, Pedroia y con Ellsbury es más profunda. En este terreno, como en otros más, lucen muy parejos los dos.

¿Quién piensa más? John Farrell y Mike Matheny son dos mánagers relativamente jóvenes. Ambos han realizado un trabajo fantástico. Boston fue el último lugar de su división la temporada pasada y San Luis se repuso del retiro de un experimentado como Tony La Russa. Es difícil pronosticar quién es más inteligente para jugar. Me quedo con la labor de Matheny para superar el cambio generacional de los Cardenales.

Y finalmente, la gran pregunta, la más importante y decisiva de todas: ¿Quién tiene más corazón? Los dos vienen de series muy emocionantes.

Boston eliminó a un equipo que parecía muy completo, Detroit, y los Cardenales a una franquicia como los Dodgers que gastaron casi 230 millones de dólares en su nómina. La diferencia es que Boston era favorito y los Cardenales no. Me parece que San Luis llega algo más motivado.

Batear, lanzar, correr, atrapar y pensar, son puntos importantes, pero el beisbol y una Serie Mundial se gana solo con el corazón.

twitter@Faitelson_ESPN