“Solo Judas tuvo miedo”

“Solo Judas tuvo miedo”. A pesar de ser un tipo pragmático en su manera de enfocar la vida y la cancha de futbol, Víctor Manuel Vucetich duerme con una Biblia bajo la almohada.

El entrenador nacional sabe perfectamente bien en lo que está metido y lo más importante de todo: sabe cómo salir de esa crisis.

Y el primer paso ha sido borrar cualquier rastro de duda, de incertidumbre y de polémica alrededor de la selección. Vucetich es práctico, directo, realista: “Necesitamos jugar mejor al futbol y tenernos más confianza”. Una receta tan sencilla y tan insípida a la que él le agrega un toque personal acudiendo a la parte más sagrada del futbolista y también del ser humano: la fe.

En el drama y la desesperación futbolística que vive México por lograr el boleto para Brasil 2014, algunos sentidos se alteran, se transforman, se magnifican, para dentro de esa irrealidad, vivir en otro paraje de alucinación o de fantasía que no existe. Y entonces, lo que hay por delante se vuelve más pesado, más difícil, más intrincado cuando en realidad supone ser una “empresa” que debes solventar solo con tu mejor calidad y capacidad futbolística.

No veamos espejismos en este “desierto”. No los hay. Lo que hay es una selección que perdió condiciones en la cancha, en el vestidor y que se fue deteriorando hasta alcanzar una situación dramática. No veamos espejismos en este “desierto”. No los hay. Lo que hay enfrente es una selección limitada, de un futbol que si bien ha crecido, no está al nivel histórico, protagónico que ha tenido el futbol mexicano. No veamos espejismos en este “desierto”: enfrente esta Panamá, Panamá con sus virtudes, sus defectos, sus alcances, sus salvedades, pero es Panamá y si no le puedes ganar a Panamá en una noche de viernes en el Estadio Azteca es mejor que hagas planes para dedicarte a otra cosa.

El mensaje de Vucetich es fácil y muy sencillo de entender. Los futbolistas deben hacer lo que saben hacer: jugar, concentrarse y entregarse al máximo. Y si de pronto, en la noche, en medio de la oscuridad, surgen las dudas, la incertidumbre o el miedo -los futbolistas tienen todo el derecho como usted y como yo a tener y a sentir el miedo-, Vucetich sugiere, entonces, tomar La Biblia y aferrase a la fe.

twitter@Faitelson_ESPN