Boston-Detroit: saldrán chispas

No hay manera de encontrar las pistas de la resolución de esta serie. Parecen dos equipos tan completos, tan parejos, tan autosuficientes que el pronóstico tiene que ser más que reservado: los Tigres batean y tienen a Justin Verlander. Los Medias Rojas corren, anotan y tienen un cuerpo de pitcheo que disimula sus defectos.

Detroit y Boston jugaran a partir de hoy una serie en la cual lucirán, además, una amplia sonrisa luego de que lograron apartar de esta instancia a los históricos y ricos Yanquis, pero ninguna de las dos novenas tiene nada que envidiarle a nadie.

Después de un par de años terribles, donde conoció la humillación y los últimos sitios de su división, Boston está de vuelta en el los playoffs. Fue el equipo con el mejor récord en la temporada regular presumiendo una ofensiva impresionante.

El veterano dominicano David Ortiz tomó el papel que siempre le correspondía en el Fenway y le siguieron con un gran nivel peloteros como Ellsbury, Pedroia, Victorino y Napoli. Boston se embasó, produjo y anoto más que carreras que nadie en todo el beisbol.

La asombrosa recuperación de Boston se debe en gran parte al ambiente que el manager John Farrell logró establecer en el club house después de la malograda época de Bobby Valentine.

Sin embargo, a Boston le duele una de las partes más delicadas del juego: el pitcheo. Las estadísticas destacan que sus relevistas no cumplieron con la tarea apropiada, pero tienen dos abridores de primer nivel, como Jon Lester y John Lackey.

Me gustan los Tigres. Cuando sus grandes toleteros se toman un día libre, sus pitchers toman la pelota y no permiten nada. Aunque Justin Verlander tuvo una segunda parte de la temporada algo irregular, tuvo el nivel protagónico en el quinto y decisivo juego ante los Atléticos de Oakland.

Pero Detroit tiene algo que el resto de los contendientes en el beisbol no tiene: un bateador del alcance histórico de Miguel Cabrera. El venezolano volvió a imponer números extraordinarios en la temporada y junto a Víctor Martinez, a Prince Fielder, a Torii Hunter y a Jhonny Peralta cuentan con uno de los órdenes al bat más imponente en la historia moderna de las Grandes Ligas. Los Tigres vienen por la revancha tras la dolorosa caída en la Serie Mundial del año pasado. Tienen equipo para todo.

La Serie de Campeonato de la Liga Americana tiene a dos verdaderos trabucos frente a frente. Del duelo entre Boston y Detroit saldrán chispas, emociones y una prueba verdadera en todos los renglones del beisbol.

¿Quién se atreve a declarar un favorito? Yo no me atrevo a tomar ese riesgo.

twitter@Faitelson_ESPN